General Petraeus comparece ante el Congreso

General Petraeus comparece  ante el Congreso
El exdirector de la CIA, el general retirado David Petraeus, testifica hoy ante el Congreso del país sobre el ataque al consulado en Bengasi (Libia).
Foto: ap

Washington/EFE — El exdirector de la CIA, el general retirado David Petraeus, testificará hoy ante el Congreso del país sobre el ataque al consulado en Bengasi (Libia), en su primera aparición pública tras su dimisión por un escándalo amoroso.

La senadora Dianne Feinstein, presidenta del Comité de Inteligencia del Senado que se reunió ayer a puerta cerrada para tratar el asunto de Libia, anunció en un breve comunicado la esperada comparecencia de Petraeus.

Petraeus había sido llamado a declarar como director de la CIA en las audiencias que se celebran esta semana a puerta cerrada en los Comités de Inteligencia de ambas Cámaras del Congreso sobre el ataque del pasado 11 de septiembre en el que murieron el embajador, Chris Stevens y otros tres estadounidenses.

Sin embargo, su inesperada renuncia dejó en suspense su comparecencia, considerada vital por los congresistas más críticos que apuntan que ni la CIA, cuyos agentes trabajaban para vigilar a los grupos de militantes y armas, ni los militares estadounidenses desplegadas en zonas cercanas actuaron a tiempo para evitar el ataque.

El secretario de Defensa de EE.UU., Leon Panetta, ha declarado que Fuerzas Armadas estadounidenses no intervinieron rápidamente para repeler el ataque porque carecían de la información adecuada y señaló que el ataque se produjo tan rápido que no tuvieron “la oportunidad de saber realmente lo que estaba pasando”.

Los congresistas quieren también aclarar con qué información contaba la CIA y el Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, que en un primer momento atribuyó el ataque a una reacción violenta espontánea a raíz de un vídeo que ridiculiza el Islam, en vez de a un ataque terrorista.

La Casa Blanca ha justificado esos cambios de versión como el resultado natural de la evolución de la información de inteligencia que fueron recibiendo, pero los republicanos acusan al Gobierno de “engañar” al pueblo estadounidense y de haber tardado demasiado en admitir que fue “un ataque terrorista”.

Los senadores republicanos John McCain, Lindsey Graham y Kelly Ayote, han pedido además reiteradamente al Gobierno que aclare por qué no se aumentaron las medidas de seguridad en el consulado, que ya había sido atacado en abril y junio, lo que consideran una falta de responsabilidad.

“Si es verdad que el presidente no conocía el aumento de la amenaza en Bengasi, entonces hemos perdido la confianza en nuestro equipo de seguridad nacional, que es responsable de mantener al presidente informado”, señalan en una carta enviada a Obama.

Asimismo, han propuesto la creación de un comité especial del Congreso, al estilo del que investigó en 1973 el escándalo Watergate, para llegar al fondo.

El presidente Obama asumió la responsabilidad por el ataque después de que lo hiciera en su nombre la secretaria de Estado Hillary Clinton al subrayar que su puesto incluye estar a cargo de controlar la seguridad en las embajadas de todo el mundo.

Clinton también testificará ante el Congreso sobre el ataque en una audiencia abierta en diciembre.