Legalización de la mariguana (Primer Round)

Varias opiniones han salido a relucir desde que dos entidades aprobaron el pasado 6 de noviembre la legalización de la mariguana con fines recreativos. Sin embargo, pareciera que es la Organización de las Naciones Unidas, más que abrir el debate a la legalización o no de la mariguana, lanzó ya el primer round contra Estados Unidos.

El organismo de la ONU que vela por el cumplimiento de las leyes internacionales contra las drogas advirtió a Estados Unidos que la legalización de la mariguana en Washington y Colorado, aprobada recientemente en referendos, violaría los tratados internacionales.

“Esos acontecimientos constituyen una violación de los tratados de control internacional de drogas, y representan una gran amenaza para la salud pública y el bienestar de la sociedad mucho más allá de esos estados”, declaró Raymond Yans, presidente de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).

A través de un comunicado, el experto belga recordó que la Convención antidrogas de 1961 limita el uso del cannabis a los campos médicos y experimentales debido a que el abuso de esa sustancia puede generar “problemas cognitivos” y “desórdenes mentales”. A su vez recuerda que las leyes nacionales sobre drogas en todos los niveles administrativos deben de estar en sintonía con los tratados internacionales sobre estupefacientes.

Lo cual significa que los 185 países que firmaron la Convención deben cumplirlos e hizo un llamado a que Estados Unidos resuelva “la contradicción entre los niveles federal y estatal en el cumplimiento de las obligaciones de ese país en virtud de los tratados”.

Los estados de Washington y Colorado mostraron que más allá de los usos medicinales, no estarían invirtiendo tiempo, dinero y agentes en perseguir gente que estuviera consumiendo la droga hasta ahora prohibida. Recordemos que el consumo de mariguana ya es legal en California y en otras 15 entidades de Estados Unidos, además del Distrito de Columbia, pero solamente con fines medicinales.

Así que el que dos entidades de las 50 que conforman el país hayan aprobado la legalización de la mariguana con fines sociales abre la puerta a la legalización de un mercado hasta entonces prohibido.

Debido a como se conforman las leyes en Estados Unidos y al respeto que hay por los marcos legales en lo federal y lo local, Obama no puede prohibir la voluntad de los ciudadanos en estas entidades. Estaría fuera de toda lógica en el espíritu del vecino del norte. Washington y Colorado abren la posibilidad de que haya un hueco para los mercados, la producción, el consumo y la venta de la mariguana, mientras que el gobierno oficial tenga otras medidas o políticas firmadas a nivel federal y bilateral con países como México.

Peña Nieto y Obama tendrán mucho que comentar sobre este tema en su reunión del 27 de noviembre pues la posibilidad de producir, comercializar, consumir la droga, abren el campo establecer mercados legales y de inversión en el país vecino.

Es cierto que los muertos de la lucha contra el narcotráfico no son del presidente Felipe Calderón; son nuestros porque a nosotros nos duelen…

Nadie quiere ver más violencia en México ligada al narco y los ilícitos que esto conlleva (trasiego de armas, lavado de dinero, trata de personas, robo de vehículos y combustible). Mientras pareciera que en EE.UU. se organizan para abrir toda una industria y capitalizar el consumo, en México nuestros acuerdos bilaterales parecen diluirse. Ya estamos en el primer Round… hay que dar un gancho al hígado.