Mata y Moreno inician condena en prisión

Guía de Regalos

Mata y Moreno inician condena en prisión
El expolicía Kenneth Moreno escucha su sentencia a un año de prisión pronunciada ayer por el juez Gregory Carro en la Corte Criminal de Manhattan.
Foto: EDLPFOTOS: HUMBERTO ARELLANO

MANHATTAN – Los ex policías Kenneth Moreno y Franklin Mata pasaron ayer su primera noche en la cárcel en cumplimiento de su sentencia que apelaron durante 19 meses.

El 26 de mayo del 2011, tras dos meses de juicio y siete días de deliberaciones, Moreno, 43 años; y Mata, de 27, fueron declarados culpables de mala conducta de funcionario público, entre otros delitos menores, por visitar el apartamento de una mujer en tres ocasiones durante su turno de servicio sin que hubiera razón oficial para ello.

El jurado los absolvió de los mayores cargos, entre ellos de violar a la mujer a la que escoltaron a su apartamento el 7 diciembre del 2012, después de que un taxista llamase al 911 debido a su ebriedad. Moreno estaba acusado de la violación y Mata de vigilar y consentir el hecho.

Ayer, agotadas todas las apelaciones, ambos hombres debían presentarse ante el juez Gregory Carro para cumplir su sentencia. Una vez más se pusieron de manifiesto las diferencias entre ambos.

Mata se personó a primera hora de la mañana para recibir su sentencia. Su esposa, con la que se ha casado después del juicio, le dio un manojo de monedas de 25 centavos y que necesitará para hacer llamadas desde la cárcel. Ella desapareciendo inmediatamente para eludir a los medios. El juez lo sentenció a 60 días de encarcelamiento siendo esposado y conducido a la cárcel.

Moreno sin embargo intentó su último recurso con la corte federal para no ir a la cárcel. “Tenemos derecho a hacer una aplicación a la corte federal argumentando que hubo violaciones constitucionales”, declaró su abogado Stephen Preziosi al salir de la corte.

A la espera de la audiencia de emergencia, el juez consideró su no comparecencia como un desacato y dio orden de que se presentase ante él en la sesión de la tarde o procedería a arrestarle. En la tarde, la corte federal había realizado ya una audiencia de emergencia y denegó la petición, por lo que Moreno se presentó a entregarse acompañado de su abogado.

“Agotadas sus apelaciones, el acusado comenzará a cumplir su sentencia de un año de cárcel”, se limitó a decir el juez Carro y los oficiales de la corte esposaron a Moreno y —tal y como habían hecho en la mañana con Mata— lo condujeron a la cárcel.

En la primera fila de la corte se encontraba una testigo excepcional: María Cruz, la exesposa de Moreno quien —desde hace años— mantiene una batalla legal por la custodia de la hija adolescente de ambos.

“Es un momento agridulce porque esto va a ser difícil para mi hija porque va a sufrir por la ausencia de su padre”, dijo Cruz quien rehusó hacer comentarios sobre la batalla legal por tener orden judicial de silencio sobre el tema.

La batalla por la custodia tiene fijada la próxima comparecencia para el 24 de enero, pero el encarcelamiento de Moreno trae nuevos elementos al caso ya que la custodia de la niña ya no puede tenerla el padre.

Como potenciales guardianes estarían los abuelos paternos o la madrastra, pero la madre tiene un derecho superior para la custodia, según indicó la abogada Anne Peyton Bryant.