Reaccionan ante propuesta de NRA de tener armas en las escuelas

Reacciones a la propuesta de que se arme al personal de las escuelas, hecha por la Asociación Nacional Nacional del Rifle (NRA), no se hacen esperar
Reaccionan ante propuesta de NRA de tener armas en las escuelas
Un hombre sostiene un cartel en el que se lee "Asociación del Rifle: ¿están aquí para disculparse? La 'libertad' que venden nos está matando" donde el vicepresidente ejecutivo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) de EE.UU., Wayne LaPierre, comparece ante la prensa en Washington DC, Estados Unidos.
Foto: EPA

Luego de una semana de silencio, la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el grupo cabildero pro armas más poderoso del país, sugirió que la forma de proteger a los niños en las escuelas de tragedias como la de Newtown Connecticut, es la de tener personal armado en cada escuela para proteger el recinto educativo, una propuesta que de inmediato desató una avalancha de reacciones en todo el país.

“La NRA usará todo su conocimiento, dedicación y recursos para desarrollar un modelo de Programa de Respuesta de Emergencia para Protección de Escuelas, para todos los planteles que lo quieran”, indicó en una conferencia de prensa el Presidente de la NRA Wayne La Pierre.

La Pierre sugirió que antes de discutir ningún tipo de nueva ley o reglamento sobre armas, “debemos tener un programa de protección en cada escuela que incluya seguridad armada”.

“Llamo al Congreso hoy a que actúe de inmediato y haga lo necesario para poner oficiales armados en cada escuela lo antes posible para asegurar que esta protección está funcionando cuando los niños regresen de vacaciones en Enero”, dijo La Pierre.

La NRA financiaría el grupo que desarrollará el programa, dijo, y este sería encabezado por el ex congresista Asa Hutchinson, un ex congresista republicano de Arkansas quien en su momento recibió más de 30,000 dólares en contribuciones de campaña de parte de esta organización, formada por 4 millones de miembros, pero que recibe decenas de millones de dólares de “socios corporativos” en el negocio y manufactura de armas.

La reacción no se hizo esperar. La Federación Americana de Maestros expresó de inmediato su oposición a la propuesta.

“Luego de permanecer en silencio durante una semana tras la masacre de Newtown, la NRA tiene como primera reacción la de pedir más armas en nuestras escuelas y en nuestra sociedad”, indicó Randi Weingarten, presidente de la AFT. “Las escuelas deben ser santuarios seguros, y no fuertes blindados. Quien sugiera otra cosa no entiende que nuestras escuelas deben ser, primero que nada, lugares donde los maestros deben educar y nutrir a nuestros estudiantes”.

Grupos a favor del control de armas como la Campaña Brady para Prevenir la Violencia Armada, también reaccionaron a la propuesta del NRA pidiendo a los miembros de la organización que apoyan limitaciones razonables a la compra de armas a que se unan a su campaña.

“Al 74% de miembros del NRA que apoyan la necesidad de una revisión de antecedentes penales para quienes compran un arma, al 87% que cree que la Segunda Enmienda de la Constitución puede coexistir con intentos de mantener las armas de fuego lejos de manos criminales, por favor únanse a nosotros para asegurar que la violencia termina ahora”, dijo Daniel Gross, presidente de la organización.

La senadora de California Barbara Boxer, quien ha propuesto algunas soluciones legislativas, incluyendo usar Guardias Nacionales de los estados, con reembolsos del gobierno federal, para patrullar las escuelas, apuntó que le gustaría ver a la NRA apoyar sus propuestas.

“El líder de la NRA responsabilizó a todo el mundo, excepto a su propia organización, por la violencia con armas en Estados Unidos y mostró lo alejado que está de la realidad al ignorar la proliferación de armas de guerra en nuestras calles”, dijo Boxer en un comunicado. “Ahora proponen aumentar la seguridad en las escuelas, deberían entonces apoyar mis proyectos de ley que financiarían el entrenamiento de personal dedicado a proteger a nuestros hijos”.

La propuesta de Boxer estaría modelada en el programa que ya existe y que usa Guardias Nacionales para trabajar con la Patrulla Fronteriza en la frontera. Pero en vez de la frontera, trabajarían en las escuelas.

El Centro de Políticas sobre Violencia también reaccionó a la propuesta apuntando que el NRA no apoya ninguna restricción a la venta de armas de fuego con cargadores de múltiples tiros y que la idea de poner guardias armados en las escuelas ya se probó en la masacre de Columbine, y no funcionó.

“Había dos agentes armados en la Secundaria Columbina durante el asalto de Eric Harris y Dylan Klebols que dejó 15 muertos y 23 heridos. Dos veces los guardias dispararon a Eric Harris intentando detenerlo pero no pudieron hacerlo porque los adolescentes tenían armas mucho más poderosas que ellos”, indicó Josh Sugarmann, director ejecutivo de la organización.

En su rueda de prensa, en la que ni el Presidente del NRA ni Hutchinson tomaron preguntas de los cientos de periodistas presentes, la organización de defensa de armas apuntó el dedo hacia diversos orígenes de la violencia, incluyendo los videojuegos violentos, Hollywood y el Presidente Obama por cortar unos fondos para protección policial del presupuesto.

NRA sugirió que podrían utilizarse policías retirados, reservistas y militares retirados, bomberos y profesionales de seguridad y “un cuerpo extraordinario de ciudadanos patrióticos y entrenados” para unirse a los oficiales escolares en diseñar un plan de protección para cada escuela”, dijo La Pierre. “Podemos asegurar las escuelas apoyándonos en los bravos hombres y mujeres de las fuerzas policiales de Estados Unidos”.

La otra senadora de California, Dianne Feinstein, anunció hace poco que presentará una nueva medida para prohibir las armas de asalto apenas inicie el nuevo Congreso en enero. Dicha prohibición existió durante 10 años desde que en 1994 fue aprobada por el congreso de entonces y firmada por Bill Clinton, pero luego expiró y no fue posible renovarla.

La propuesta de Feinstein prohibiría la venta, transferencia, importación y posesión, no retroactiva, de las armas con un cargador de más de 10 balas.