Ahí viene un santo que reparte tragedias

Alicaídos Knicks reciben a San Antonio Spurs, que llevan seis victorias consecutivas
Ahí viene un santo que reparte tragedias
Amar'e Stoudemire regresó a pesar de no estar al 100 por ciento de su capacidad y su contribución se limitó a seis puntos en 17 minutos de juego.
Foto: AP

NUEVA YORK — Regresó Amar’e Stoudemire luego de dos meses de ausencia por una cirugía en la rodilla y la gente lo recibió con una ovación de pie.

Regresó Carmelo Anthony tras perderse dos partidos por una lesión en la rodilla y anotó 45 puntos.

Regresaron los Knicks después de una accidentada gira de tres partidos por el oeste y perdieron 105-100 ante los Trail Blazers de Portland.

Así fue como se aguó una noche de retornos en la que el quinteto comandada por Mike Brown se quedó a segundos de empatar el partido.

La atención estaba fijada en el regreso de Stoudemire, quien vino desde la banca para encestar tres de ocho tiros que signficaron seis puntos en 17 minutos de participación.

A ‘Stat’, que fue el cuarto cambio de los Knicks, se le notó lento al defender y al buscar rebotes.

Quizás lo más sobresaliente de su reaparición fue la combinación de cortina y desmarque que hizo con Carmelo Anthony para una de sus canastas.

En esta, su cuarta derrota en los últimos seis juegos, los Knicks evidenciaron la falta de puntería detrás de la línea de tres puntos y una defensiva bastante laxa que permitió a Portland encestar el 51 por ciento de sus tiros.

Estos eran problemas ausentes durante la apertura de la campaña.

Pero ante los Bulls de Chicago y los Kings de Sacramento, equipos que no son conocidos por su poder ofensivo, los Knicks permitieron que ambos equipos encestaran a granel.

Espuelas encendidas

Las dolencias defensivas de los locales se acentúan cuando se considera la baja de J.R. Smith, quien estará fuera de actividad por casi un mes debido a la fractura de un dedo.

Esto es grave para el equipo que a pesar de todo marcha en primer lugar de la División Atlántica con marca de 23 victorias y 10 reveses.

Y es que esta noche los Knicks se medirán a los San Antonio Spurs, quienes comandan la división del Suroeste con marca de 25 victorias y ocho descalabros.

Lo más impresionante es que las espuelas llegarán al Madiso Square Garden con seis victorias consecutivas, todas conseguidas de manera apabullante—promedian 110 puntos por partido al ataque y apenas permiten 90 puntos por partido.

La más reciente victoria del equipo texano fue contra los rivales del otro lado del río: los Brooklyn Nets.

En una noche para olvidar, Deron Williams apenas marcó ocho puntos en la derrota 104-73 frente a los de San Antonio.

Así es como llegan los texanos al encuentro de esta noche.

Esperanza en la historia

La balanza sin embargo se pronuncia en favor de los Knicks, al menos en cuanto a enfrentamientos recientes se refiere.

Nueva York derrotó 104 a 100 a San Antonio en el Alamo Dome el 15 de noviembre pasado.

En aquella ocasión los Knicks contaron con los 17 puntos de J.R. Smith, los 14 de Jason Kidd y los 13 de Tyson Chandler.

Por San Antonio, Tony Parker marcó 19 puntos, Kawhi Leonard sumó 16 más y Tim Duncan 14.

Han pasado casi dos meses desde ese partido. Son dos equipos completamente diferentes y eso, quizás, le da una ventaja a los visitantes que cuentan con argumentos para hacerle la maldad a unos Knicks que se reestructuran luego de lo que ha sido un vertiginoso inicio de temporada.

Con esa victoria los Knicks preservaron el invicto, con el partido de esta noche buscan retomar el rumbo perdido.