Liberan a familia de ‘dreamer’

Fueron detenidos por agentes de ICE en su casa en el estado de Arizona
Liberan a familia de ‘dreamer’
En la foto de archivo, la joven activista Erika Andiola posa con su madre María, quien fue liberada a punto de ser deportada.
Foto: EFE

Tras una avalancha de indignación nacional y una movilización por medios sociales y por otros más convencionales, Dreamers, abogados, personal del Congreso y activistas pro inmigrantes lograron la liberación de la mamá y hermano de Erika Andiola, una prominente líder de los soñadores en Arizona, luego que agentes encubiertos de inmigración llegaran a su casa la noche del jueves y los arrestaran.

La mamá de Erika, María Arriola, de 54 años, ya estaba en un autobús de ICE en la carretera camino a México el viernes por la mañana cuando el conductor recibió la llamada ordenándole regresar, ya que Arriola había recibido una “deportación diferida” a discreción de las autoridades federales.

“Fue confuso para ella, pero le dijeron que la regresaban porque su hija estaba movilizando al país entero para lograrlo. La realidad es que ustedes, amigos, fueron quienes lo lograron. Mi mami está en casa gracias a sus llamadas”, dijo Andiola a través de su página de Facebook el viernes por la tarde.

A lo largo de las horas que duró el drama, desde el arresto de Arriola y del hermano mayor de Erika, Heriberto Arriola, de 34 años, diversos grupos e inviduos se movilizaron para lograr la liberación de ambos. Heriberto fue liberado a las 4 de la mañana pero parecía que la deportación de la señora María era inminente hasta que en horas de la mañana del viernes ICE anunció que había ejercido “discreción legal” y que ella también sería liberada.

“Fui a la oficina de inmigración a las 2 de la mañana y me dijeron que mi hermano mayor iba a salir de detención pero que mi mamá iba a ser deportada”, dijo Andiola durante una teleconferencia con líderes proinmigrantes en horas de la mañana del viernes. “Además mi hermano me dijo que los agentes le habían dicho literalmente: sabemos quien es tu hermana y lo que hace”.

La teoría de que los agentes de Ice que llegaron a la puerta de los Arriola-Andiola estarían enfocándose en esta familia debido al activismo de su hija fue usada a lo largo del día por activistas y sugerida indirectamente por la misma Erika.

“Aún tenemos que conocer más detalles, pero lo que me pareció raro es que cuando yo abrí la puerta preguntaron directamente por mi mamá y le preguntaron a mi hermano mayor que estaba afuera si tenía papeles”, dijo Andiola. “Sin embargo a mí no me preguntaron nada y a mi hermano pequeño de 15 años tampoco”.

Tanto Erika como su hermano pequeño son beneficiarios de DACA o Acción Diferida para Jóvenes.

David Leopold, expresidente de la Asociación de Abogados de Inmigración AILA y abogado de inmigración practicante en Cleveland, Ohio, dijo que “muchas veces las oficinas locales de ICE actúan por su cuenta y aunque pareciera que hay una horrible conspiración, lo que pasa es que un burócrata cualquiera tomó la decisión en ese lugar” dijo Leopold señalando que: “es Arizona”.

Arizona es un ejemplo de las políticas más agresivas tanto de parte de autoridades policiales como de agentes locales de Ice, dijo otro activista nacional pro inmigración. “Están locos en Arizona”, dijo el activista, quien habló “off the record”.

María Elena Hincapié, directora ejecutiva de National Immigration LAw Center, organización que estuvo movilizándose para lograr la liberación de Maria y Heriberto, dijo que el arresto probablemente se derivó de una orden previa de deportación que la mamá de Erika recibió en 1998 y de una parada de tráfico que ocurrió hace pocos meses en Mesa, Arizona, cuando detuvieron a la señora unos policías locales.

“Como no salió en 1998, tiene una orden de deportación pendiente que hasta ahora no había sido aplicada”, dijo Hincapié. “Como nunca se fue del país, ahora puede ser objeto de una deportación expedita en la cual no tiene derecho a un juez sino que los propios agentes la pueden recoger y deportar. Eso es gracias a las leyes estrictas de mediados de los años noventa”.

Tanto Andiola como otros activistas enfatizaron que este caso es apenas un ejemplo de lo que ocurre en todo el país a miles de familias inmigrantes y lo utilizaron para reiterar la necesidad de una reforma migratoria integral, pero también para pedir a la Casa Blanca que detenga las deportaciones de personas que no son criminales peligrosos y a la separación de familias.

“Lo ocurrido realmente demuestra el poder del movimiento de los dreamers, el hecho de que las autoridades del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, que tiene jurisdicción sobre ICE), pero aquí se evidencia algo más amplio, y es que no es un caso aislado, la mayoría de las 400,000 deportaciones que hizo ICE el año pasado ocurren fuera de las cámaras y de los medios sociales”, dijo Frank Sharry, director ejecutivo

La única información difundida por ICE fue un comunicado en el cual indicaron que “aunque uno de los individuos había sido previamente deportado del país, al revisar los casos en forma inicial se descubrieron factores que permitieron usar la política de discreción vigente. Habrá una revisión más a fondo del caso”.

Sharry no descartó, por su parte, que se tratara de una acción en represalia contra la Dreamer, quien es muy activa en círculos nacionales y locales y crítica tanto de republicanos como de la Administración Obama.

“Sabemos que ha habido instancias en que ICE a nivel local ha iniciado represalias contra ciudades o personas”, dijo Sharry. “En New Haven, Connecticut, cuando la ciudada aprobó una ley para dar tarjetas de identidad a los indocumentados, una semana después hicieron una redada y sabemos que fue por eso porque luego hubo una demanda y se descubrió en las investigaciones”.

Por el momento, el evento hizo que muchos dreamers expresaran un llamado más agresivo contra la Casa Blanca a detener las deportaciones y no separar más familias y además creó temor entre otros dreamers, porque Andiola es receptora de DACA.