El discurso de Bloomberg

Durante su discurso sobre el estado de la Ciudad, el alcalde Michael Bloomberg prometió grandes iniciativas. Nos complace escuchar que entre esos proyectos está la apertura de nuevas escuelas para aliviar la sobrepoblación estudiantil; empujar la aprobación de un Dream Act a nivel estatal y evitar que mas jóvenes de nuestra comunidad tengan record criminal haciendo que la posesión de pequeñas cantidades de marihuana dejen de ser un delito menor y pase a ser solo una violación.

Sin embargo, el alcalde dejó fuera de su agenda varios asuntos cruciales que afectan nuestra comunidad. Por ejemplo, el insiste en promover Stop & Frisk, a pesar que muchos líderes electos y comunitarios llevan años pidiéndole que reforme esta controversial política. Es difícil suavizar la realidad de que el gobierno de Bloomberg ha detenido y requisado de manera cuestionable, y posiblemente inconstitucional, a más latinos y afroamericanos inocentes que cualquier administración previa– incluso más que la de Rudolph Giuliani, notoriamente recordada por sus discriminatorias políticas policiales.

Bloomberg también dejó fuera el proyecto de ley sobre el derecho a enfermarse. Actualmente, más de un millón de trabajadores de bajos ingresos en la ciudad –muchos de ellos latinos— no pueden tomar un día para ir al médico sin correr el riesgo de perder su empleo (incluso cuando las autoridades piden a la gente que no asistan al trabajo si sienten síntomas del flu). La situación es inhumana y nociva para el sistema de salud. Las discusiones en torno a esta propuesta están avanzadas y evidencia desde otras

Ciudades con leyes similares muestra que las empresas pueden absorber el impacto del costo sin arriesgar empleos. Pero el Alcalde se opone. Si cambiara de opinión, su apoyo podría dar el empujón necesario para lograr su votación y aprobación en el Concejo.

Por último, un cambio estratégico en la forma como se imparte la educación bilingüe en las escuelas públicas daría una señal de que ha entendido la complejidad de educar a los miles de estudiantes que aprenden inglés. Comienza la cuenta regresiva. Esperamos que el alcalde sepa aprovechar cada uno de los 319 días que le quedan, tomando en cuenta los problemas que verdaderamente merecen atención.