Diseños para romper con lo convencional

Diseños para romper con lo convencional
Los diseños de Fabio Costa se salen de lo común.
Foto: Fotos cortesía

nUEVA yORK — El modisto de origen brasileño Fabio Costa promueve una línea de ropa con estilo andrógino

Costa, de 29 años, tiene un concepto muy singular de la moda. El brasileño replantea con sus revolucionarios diseños la demarcación entre prendas de vestir para hombres y para mujeres. Sus creaciones gritan libertad y sobre todo arrojo.

Partiendo de eso, tras su participación en la décima temporada de Project Runway, Costa creó, junto a su amiga y colega Rebecca Diele NotEqual (Desigualdad), una línea de ropa unisex que cuestiona los convencionalismos y lo comercial, piezas que pueden ser usadas por varias personas; cada una se encargara de marcar la diferencia en cada ajuar.

“Hemos recibido buena aceptación y ahora nos preparamos para presentar “The Lost Circus” (El circo perdido), una colección otoño/invierno con la que iremos a la Semana de la moda en California el próximo mes”, comenta el diseñador, quien encuentra en la música su mayor fuente de inspiración. “Mucha música folk, me ha inspirado en esta etapa, igual escucho en este momento mucha música acústica”.

Costa cuenta que una de las grandes lecciones que le dio Project Runway fue aprender a tener confianza en sí mismo.

“Siento que logré mucho más confianza en lo que hago, aprendí a creer más en mi. Esa fue definitivamente la mejor parte de todo. La peor parte fue tener que levantarme diariamente a las 4:30 a.m., apresurarme a trabajar para caer rendido en la cama a eso de las 11 p.m.. Yo pensaba, este es un sueño hecho realidad estoy en Project Runway, pero al mismo tiempo me decía a mi mismo ¡despierta y haz lo que tienes que hacer!”, recuerda entre risas.

Asegura que Project Runway le brindó más confianza y seguridad, pero desde los 11 años ya Costa demostraba sobrada personalidad y estilo en su natal Brasil. Y es que el recuerda que a muy temprana edad sintió la necesidad de vestir diferente a los demás y de darle un toque especial a su ajuar.

“Cuando tenía 13 ya sabía coser lo básico y hacia lo que podía. Me gustaba verme diferente crear mi propio look. Cuando tenía 18 años fui a la escuela de diseño y ya supe que quería dedicarme a esta profesión”, comenta Costa, quien declara extrañar inmensamente la comida y el idioma de su cultura.

El diseñador se anima a rescatar de la memoria el recuerdo de un día en el que de forma improvisada tomó una de las faldas de su abuela y se fue con ella puesta a la escuela. Todos en su casa se hacían preguntas y no entendían el por qué, pero algo que Costa aún valora inmensamente es que nunca le prohibieron nada, nunca coartaron su libertad de crear.

“Luego de ese día que fui con la falda hicieron llamadas anónimas a mi casa amenazando que si volvía con la falda me iban a golpear. Me ocurrieron cosas de ese tipo”.

Fabio Costa también incluye en su agenda la producción de un show de variedades, que incluirá moda y diálogos en que se cuestionarán temas relacionados con el género y el consumismo, entre otros temas. “Queremos poner sobre la mesa temas de ecología, esperamos que para el verano podamos presentar oficialmente este proyecto”, agrega.

Costa atribuye la buena acogida de su propuesta a que la gente busca ropa con un toque más personal, no las piezas que se producen masivamente.