Otra colección en camino

Otra colección en camino
Viktor Luna habla del momento en que decidió consagrarse a la costura.
Foto: cortesia

Nueva York — Un universo creativo repleto de musas mantiene al diseñador Viktor Luna dibujando bocetos y cortando lienzos para la presentación de Gala, una nueva colección a la que da los últimos toques.

Luna, de origen mexicano, hizo su trabajo visible a las más influyentes figuras de la industria de la moda, gracias a su participación en la novena temporada del reality Project Runway, de la cadena Bravo.

“Project Runway está en mi mente como un sueño, una experiencia breve pero que se convirtió en una gran plataforma para mi trabajo”, indica.

Cuando recuerda la parte más difícil de esa etapa, declara sin vacilación que la competitividad. “Me gusta hacer bien lo que hago, que se distinga, pero en lo personal no soy una persona que anda enfrentándose a otros o competitiva y tuve que hacerlo, eso sin dudas fue lo más difícil”, comenta.

La nueva colección de Luna, que dará a conocer en marzo, se inspira en una mujer activa, que luce elegante y audaz en todo momento.

“El color rojo es predominante, no hay estampados y hay mucho trabajo a mano”, comenta el modisto que define su propio estilo personal como una fusión preppy-punk, un estilo formal que rompe con la inclusión de algún detalle casual y muy contemporáneo para completar su vestuario.

“Uso corbatas de lazo y ropa formal que podría combinar con zapatos brillantes o con una chaqueta de piel, por ejemplo”, agrega.

Una de sus piezas favoritas dentro de la colección es un vestido de novia que creó para una de sus clientas.

“Es un traje absolutamente fabuloso y lleno de romanticismo en cada detalle. Es una de esas piezas que se que pasará de una generación a otra, de madre a hija, a nieta. Me encanta ese vestido”, comenta.

Cuando Luna habla de diseños su devoción hace evidente que su vocación por la moda es innata. No obstante, Luna el menor de siete hermanos y quien creció en la ciudad de Los Ángeles, confiesa que aunque la costura siempre estuvo presente en su vida (su mamá trabajaba como modista) durante un tiempo se vio forzado a ocultar esta pasión y pensar en la posibilidad de buscar otros horizontes.

“Crecí en medio de una típica familia latina: una madre que siempre me apoyaba en todo y me motivaba a seguir mis sueños, pero un padre que dejaba imponer su machismo y que no aceptaba la idea de que su hijo se dedicara a coser vestidos”, comenta el diseñador cuando recuerda su despertar al mundo de la moda.

Luna agrega, que ante la negativa de su padre incluso intentó coser ropa para hombre. “Durante una etapa yo quise buscar otro horizonte, hacer algo distinto a lo que realmente quería hacer”, cuenta Luna quien explica que pasó mucho tiempo distanciado de su papá, a raíz de que decidió echar a un lado los prejuicios y seguir su sueño de convertirse en diseñador de modas.

Project Runway cambió el curso de su carrera, pero también marcó el comienzo de una nueva relación con su papá, por eso Luna otorga una doble valoración a su participación en el reality.

“Justo en esa época mi papá comprendió que no hago nada malo con mi vida, que soy una persona decente, que trabaja, que lucha y que la moda es mi pasión. Finalmente el logró poner su ego a un lado y ahora tenemos una buena relación. El me ha demostrado que me quiere, que me valora y que está orgulloso de mi, al igual que mi mamá y eso me llena de satisfacción, me hace sentir muy bien”, concluye.