Fuera detective Hamdy del NYPD

El comisionado de la Policía de Nueva York, Ray Kelly, debe mostrar cero tolerancia a malas prácticas policiales y despedir al detective Hassan Hamdy por la muerte de Noel Polanco.

Hamdy mató de un disparo a Polanco, de 22 años, durante un incidente de tránsito en la madrugada del 4 de octubre pasado.

Según reportes, Polanco conducía bajo la influencia de alcohol y a alta velocidad por la autopista Grand Central Parkway de Queens cuando Hamdy le ordenó detenerse. El oficial dijo que disparó porque creyó que Polanco trataba de alcanzar un arma debajo del asiento, lo cual niega una pasajera que viajaba en el automóbil.

El fiscal de Queens Richard Brown anunció en febrero que un gran jurado decidió eximir a Hamdy de cargos criminales. La decisión es cuestionable a todas luces, pero el NYPD puede enviar el mensaje correcto: policías mal preparados para circunstancias como las que llevaron a la muerte de Polanco no pueden patrullar esta ciudad.

No hay justificación posible para esta muerte. Polanco era guardia de seguridad, tenía varios empleos y aspiraba convertirse en policía.

La muerte de Polanco es una tragedia para la comunidad latina, un mal precedente que daña la confianza de la gente en la policía, y debe ser una vergüenza para el NYPD. Kelly puede traer algo de justicia a este desastre, despediendo a Hamdy y dejándole saber a los agentes que sus actos tienen consecuencias.