Periodismo en México

El periodismo permanece como una de las profesiones más peligrosas para ejercer en México. Los comunicadores tienen la misión de informar la cruenta realidad por la que pasa su país al mismo tiempo de que son amenazados por el narcotráfico e intimidados por las autoridades, todo en un marco de desprotección legal.

En abril del año pasado con bombos y platillos se aprobó la Ley para la Protección de Personas Defensoras de los Derechos Humanos. Sin embargo hasta el día de hoy, la Secretaría de Gobernación no ha entregado todavía a ninguno de los 24 gobiernos estatales que se acogieron al convenio de la ley, los mecanismos que se debe utilizar en caso de una denuncia o situación de riesgo para periodistas, señaló la organización internacional Artículo 19, en su reciente reporte “2012: Alternancia y Violencia” sobre los medios en México.

Allí se señaló que desde esa ley hasta el último día del año, seis periodistas fueron asesinados, 14 debieron huir de sus estados, ocho fueron privados de la libertad, 53 agredidos físicamente, 52 amenazados, cinco detenidos ilegalmente, dos desaparecidos y las instalaciones de cinco medios fueron víctimas de explosivos. Esto significó un aumento con relación al 2011, y según se va desarollando el 2013, hay más diarios como Zócalo de Saltillo que decidieron no reportar sobre el narcotráfico por la inseguridad y más periodistas asesinados como Jaime Guadalupe González del sitio informativa Ojinaga Noticias de Chihuahua.

Las mafias del narcotráfico son una gran amenaza para los informadores, pero también lo son las autoridades que cometieron el 43% de los atropellos reportados por Artículo 19. De ellos, prácticamente el 82% fueron cometidos al nivel de gobiernos estatal y municipal.

El reporte muestra una realidad escalofriante para los comunicadores durante el 2012. Hoy hay una nuevo gobierno en Los Pinos que debería cumplir en donde fracasó el anterior. Es necesario ponerle fuerza e implementar la ley actual, al mismo tiempo que el gobierno federal debe presionar para evitar los abusos contra los periodistas que realizan los gobiernos estatales y locales.

Es necesario revalorar el papel de un periodismo libre, independiente y seguro. De lo contario México, va rumbo a ser un país donde manda el silencio del miedo y de la muerte.

Impremedia/La Opinion