EDITORIAL: Victoria para los latinos

"Los agentes de inmigración no pueden atropellar los derechos de los latinos sin ninguna consecuencia"

Un acuerdo sin precedentes con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) envía un mensaje fuerte y necesario: los agentes de inmigración no pueden atropellar los derechos de los latinos sin ninguna consecuencia.

Gracias al acuerdo alcanzado ayer, ICE deberá desembolsar $1 millón de compensación y pagarle a 22 latinos que fueron víctimas de redadas sin orden judicial. Pero lo trascendental es que además ICE deberá cambiar sus políticas.

Uno de los requisitos que impuso el tribunal es que los agentes de ICE tienen que solicitar consentimiento antes de ingresar o revisar una residencia privada. Cuando la persona es de un país hispanohablante, ICE debe contar con agentes que hablen español para que soliciten el consentimiento. No pueden incursionar por un hogar sin una sospecha de peligro que sea real.

Las redadas que iniciaron la demanda fueron parte de una ola de terror en Long Island y toda la nación en 2006 y 2007. Estas incluían invasiones ilegales en las que decenas de agentes armados, que actuaban como vaqueros del Lejano Oeste, irrumpían en hogares sin órdenes judiciales, en violación de la Constitución. Niños pequeños, ciudadanos, indocumentados y residentes permanentes legales estuvieron entre las víctimas.

Aplaudimos esta decisión y esperamos que ICE cumpla los requisitos y que los defensores de derechos civiles los vigilen.

El acuerdo llega en un momento en que se desarrolla un proyecto de ley para reforma migratoria. Mientras la conversación sobre la reforma ha estado dominada por la seguridad fronteriza y los niveles migratorios, las violaciones del debido proceso también han sido problemáticas. Lo que se ganó hoy –protecciones que se ajustan a nuestros valores constitucionales y democráticos– no debe ser minado por ninguna legislación.

La otra lección en todo esto es la importancia de apoyar la labor de las organizaciones de derechos civiles. LatinoJustice PRLDEF fue líder en este caso. La organización, que hace poco festejó su 40 aniversario y que tuvo a la Jueza Sonia Sotomayor en su junta directiva, hizo más que quejarse y tomó cartas en el asunto, lo que dio resultados concretos.

El papel de LatinoJustice y su presidente Juan Cartagena también debe recordarnos que nuestra comunidad todavía necesita a las organizaciones que fundaron nuestros pioneros, aunque demasiadas se han vuelto débiles o vulnerables, o han dejado apagar su voz.