Syracuse tras un ‘sueño naranja’

Syracuse tras un ‘sueño naranja’
Los jugadores de Syracuse abandonan la cancha tras una práctica para el cotejo de esta noche ante Michigan en la segunda semifinal del baloncesto universitario. Esperan repetir la hazaña conseguida hace una década.
Foto: AP

NUEVA YORK — Michigan y Louisville son los favoritos, en el papel, ante Syracuse y Wichita State, cuando los cuatro últimos aspirantes al trono del baloncesto universitario se enfrentan desde hoy en Atlanta.

Los ‘Orangemen’ de Syracuse, dirigidos por el veterano entrenador Jim Boeheim, buscarán esta noche (8:49 p.m.) ante los Wolverines el pase a la final con la defensa como su arma principal.

Hasta ahora, eso les ha dado resultado, habiendo permitido algo más de 46 puntos, entre esos están dos partidos en los que sus rivales fueron incapaces de superar la barrera de los 40 puntos, incluyendo el 55-39 sobre Marquette.

La defensa en zona de Syracuse ya dejó atrás a un rival del calibre de Indiana y no sería nada raro que conquisten el segundo título para su universidad. El primero lo logró en 2003, con el aporte de Carmelo Anthony, la actual estrella de los Knicks de Nueva York.

Nolan Hart estará representando a los hispanos en el equipo de Syracuse. Como ‘Melo’, el joven deportista tiene ascendencia puertorriqueña.

Michigan también quiere reivindicarse. Veinte años han pasado desde que los Wolverines —con Chris Webber, Jalen Rose y Juwan Howard como líderes de los famosos ‘Fab Five’ de Michigan— estuvieron entre los cuatro finalistas.

Considerado un equipo ‘con un instinto asesino’, ese extra puede ser importante en sus aspiraciones de colarse a la final, pero que tendrá que sacar todo su talento si espera superar la férrea defensa de Syracuse en la semifinal.

En la primera semifinal, a disputarse desde las 6:05 p.m., los Cardinals —clasificados 1 y, por consiguiente, favoritos para ganar todo— enfrentan a los Shockers de Wichita State… Pero en el entablado cualquier cosa puede suceder; por algo lo llaman ‘March Madness’.

El año pasado, sólo Kentucky —el eventual campeón— lo derrotó en semifinales, por lo que ahora tratarán de evitar otra amarga salida.

Desde el comienzo de temporada los Cardinals se empeñaron en demostrar que son los principales favoritos al título del 2013.

Esa condición lo han corroborado a lo largo de todo el año, terminando segundos en la clasificación nacional, superados tan sólo por Gonzaga; además, a lo largo del torneo, solamente Oregon les hizo sufrir (77-69). El resto de encuentros —incluida la final del Midwest ante Duke— fueron resueltos por una diferencia de 22 puntos o más.

Wichita State, la cenicienta, querrá hacer honor a su nombre, de Shockers, y dar la gran sorpresa.

Contra todo pronóstico, ya eliminaron a Gonzaga y Ohio State, equipos clasificados 1 y 2 de su conferencia. ¿Será Louisville el próximo?

Alrededor de la web