Elección en Venezuela

La campaña electoral de 10 intensos días en Venezuela concluyó ayer en medio del interrogante del impacto que tendrá la figura del fallecido Hugo Chávez que sigue siendo el centro de la campaña oficialista.

Desde el inicio se realizaron todos los esfuerzos para que el sucesor designado por el presidente, Nicolás Maduro, gane la elección del domingo. Él se ha beneficiado de un irregular interinato presidencial y de todas las ventajas de un gobierno con una poderosa red de comunicaciones.

Al mismo tiempo, Maduro se ocupó del mensaje proselitista alrededor de la figura de Chávez, interpretando mensajes del mas allá, y hasta con un encuentro con la reencarnación del militar. En otros casos, el candidato imitó el estilo característico de Chávez de denigrar con nombres a su opositor, Henrique Capriles, y de mofarse de él dedicándole un rap. Y cuando los sondeos de opinión comenzaron a cerrarse Maduro prometió una aumento salarial entre 38% y 45%.

Habrá que ver si esto es suficiente para hacer olvidar a los venezolanos la alza de inflación, los cortes de luz y la inseguridad pública. Maduro empezó con una gran ventaja sobre Capriles en los sondeos de opinión que se ha ido reduciendo en los últimos días ya sea por el estilo agresivo del candidato opositor o por el repetida explotación de la figura de Chávez que realiza el actual presidente a cargo.

La última palabra la tienen los venezolanos ante esta nueva encrucijada política. Al mismo tiempo, serán los jueces para esta primera prueba del chavismo sin Chávez.

La Opinión/ImpreMedia