El cambio de táctica de Hipólito Mejía

El presidente dominicano Danilo Medina, continúa protagonizando la escena política dominicana, con un popular estilo de gobierno, que le ha granjeado el espaldarazo de vastos sectores de la sociedad. Incluyendo declaraciones de apoyo a su gestión de parte de Hipólito Mejía, -que ya es mucho decir-, en una visita que éste realizó al palacio nacional

En un atípico contexto, en el escenario de la casa presidencial, el ex presidente Mejía, en un hecho inédito en la política nacional, y originando una fuerte controversia fuera, y dentro de su partido, se refirió en términos elogiosos de las acciones que Danilo está implementando como presidente de la república.

El ex presidente, que fue expulsado de su partido por alegada violación disciplinaria, acudió al palacio de gobierno junto a su séquito. Fue a presentar una propuesta para impulsar la aprobación de la Ley de Partidos Políticos y la eventual modificación de la Ley Electoral vigente, la que considera muy deficiente.

El controversial político de oposición, declaró en rueda de prensa, junto al presidente Medina, que apoyaba al presidente en su litis con la compañía minera Barrick Gold, ya que es un asunto que atañe al interés de toda la nación.

Además, Hipólito, se mostró de acuerdo con las visitas que hace el mandatario a los productores agropecuarios, y su consecuente apoyo financiero, con préstamos a muy bajos intereses, así como con el aumento del presupuesto a la educación.

Mejía, que nunca reconoció el triunfo de Danilo, alegando que era un presidente ilegitimo, porque había ganado haciendo fraude y utilizando los recursos del Estado, con esta visita al palacio, y sus declaraciones de apoyo, tácitamente está legitimando al primer mandatario.

De inmediato surgieron los que opinan, que con esa visita, Hipólito lo que busca es, por un lado, lograr el apoyo de Medina, para conseguir su reinserción al partido del “buey que mas jala”, el PRD. Y por el otro, “meter cuña” en el partido morado, el PLD, buscando su división interna, creando pugna entre Danilo y Leonel; dando a entender que Medina apoya a Hipólito y Leonel a Miguel Vargas Maldonado.

Mientras a otros les satisface que con su visita al palacio, el ex presidente, haya reconocido la legitimidad del presidente. Ya que con esto, baja las fuertes tensiones en un vasto sector de la población que sigue al ex mandatario, y que ha estado radicalizado en su oposición, primero al gobierno de Leonel, y luego al de Danilo, precisamente por el discurso poco conciliador y de completa negación, de su propio líder, a reconocer el triunfo de su adversario, por tan largo periodo de tiempo.

¡En hora buena la moderación del discurso y el accionar político, del carismático ex presidente Mejía!