Vinculan a dos generales con una masacre

BOGOTA — Dos generales en retiro del ejército fueron vinculados formalmente a una investigación penal por la masacre en 2005 de ocho personas en el noroeste del país, informó ayer la Fiscalía General.

La determinación fue adoptada en contra de los generales en retiro Luis Alfonso Zapata Uribe y Héctor Jaime Fandiño Rincón, dijo Misael Rodríguez, jefe de la Unidad Nacional de Derechos Humanos de la Fiscalía.

Los mencionados oficiales en retiro deberán rendir declaración indagatoria o de descargos ante el fiscal del caso, precisó Rodríguez.

La citación a Zapata y Fandiño está relacionada con la masacre, el 21 de febrero de 2005, de cinco adultos y tres menores en una zona rural del municipio de Apartadó, departamento de Antioquia y a 450 kilómetros al noroeste de Bogotá.

La Fiscalía estableció que dicha masacre fue cometida por paramilitares con la presunta aquiescencia de militares.

El capitán en retiro del ejército Guillermo Armando Gordillo, quien está condenado a 20 años de prisión, ha dicho en la Fiscalía que el mando militar tenía conocimiento de la llamada masacre de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó.

La vinculación de los otrora oficiales Zapata y Fandiño “es una decisión afortunada aunque un poco tardía”, indicó Jorge Molano, abogado de los familiares de las víctimas. Sin embargo, agregó, la determinación de la Fiscalía “permite ahondar en lo que tiene que ver con otros responsables”.

A la fecha, al menos 15 paramilitares y cinco militares han sido condenados por estos hechos.