Misión… ¿imposible?

Barcelona va por la proeza de remontar un 4-0 ante Bayern Munich
Misión… ¿imposible?
Lionel Messi (centro) realiza ejercicios durante la práctica de ayer con otros integrantes del Barcelona.
Foto: AP

BARCELONA, España AP/EFE).— Las gradas del Camp Nou mostrarán hoy un mosaico de aliento al equipo local cuando el Barcelona reciba al Bayern Munich en el partido de vuelta de la semifinal de la Liga de Campeones, y con la pesada tarea de remontar el 4-0 infligido por el conjunto alemán en la ida.

“Barsa, orgullo, Barsa” será el lema del mosaico bajo el que se agrupen los cerca de 90 mil aficionados azulgranas que acudan al estadio si, como espera el club cuatro veces campeón de Europa, responden al llamado del plantel para apoyarlo en el intento de una gesta que se antoja complicada.

El Bayern, a las puertas de su tercera final en cuatro años y segunda consecutiva, no levanta la copa de la Champions desde 2001, pero exhibió temible pegada en la ida y ostenta el mismo número de coronas continentales que los blaugranas.

El conjunto bávaro marcha en gran forma en la actual temporada, coronado ya como campeón de la Bundesliga.

“El Barcelona en el Camp Nou es capaz de grandes cosas, pero mi equipo intentará jugar como en Munich: al ataque”, afirmó el técnico del Bayern, Jupp Heynckes.

El Barsa sólo ha mantenido invicto su arco en nueve ocasiones en la Liga de España, donde lleva 35 goles recibidos.

En competencias europeas, la escuadra azulgrana ha recibido 14 anotaciones en sus 11 cotejos, un mal augurio ya que un gol alemán complicaría más una remontada que ya luce casi imposible.

“Hemos de corregir eso, ser nosotros mismos y jugar a futbol, no solo pensar en marcar goles. Lionel Messi tendrá cosas que decir, pero tampoco le podemos traspasar toda la presión. Si nos eliminan, que sea con la cabeza bien alta”, comentó el técnico del Barcelona, Tito Vilanova.

Por el resultado del juego de ida, El Bayern tiene el paso más claro a la final pero 90 minutos de un Barsa que ha marcado época pueden hacerse muy largos en el Camp Nou.

Sobre todo si, como explicaba el mexicano Rafael Márquez a Catalunya Radio, “el Barsa marca primero y rápido, lo que metería mucha presión al Bayern.”

El exdefensa azulgrana, hoy del club León mexicano, sabe lo que es endosarle un 4-0 al cuadro bávaro, resultado que logró en 2009, y considera que “si un equipo es capaz de remontar, ese es el Barsa. Tiene a Messi, el mejor del mundo, y una ofensiva poderosa.”

El estado de forma del astro argentino es la gran esperanza y preocupación en el bando culé tras su mal partido en Munich, atribuido a las secuelas físicas que le dejó el anterior cruce con el Paris Saint Germain.

Pero “La Pulga” pareció libre de molestas el pasado sábado en la fecha 33 de la Liga cuando ingresó de suplente, marcó un golazo y asistió en otro antes de que el Athletic de Bilbao nivelara en la agonía, retrasando al menos una semana más la celebración del campeonato número 22 para el Barsa.

“No me apetece tirar la toalla”, dijo Vilanova, mientras el centrocampista del Bayern, Bastian Schweinsteiger, declaró que “solo hay dos equipos capaces de remontar un resultado así: el Barsa y el Bayern”.