E-Verify enciende el debate de la reforma migratoria (en vivo)

Senadores cuestionan el programa de verificación de empleo, lo que podría afectar el proceso de legalización de los indocumentados
E-Verify enciende el debate de la reforma migratoria (en vivo)
Los senadores también discutieron sobre las visas para trabajadores extranjeros menos calificados.
Foto: AP

Washington, D.C.- Senadores demócratas y republicanos quieren cambios en el sistema de verificación de empleo E-Verify. Las modificaciones podrían afectar el tiempo y proceso de legalización de los indocumentados.

Así comenzó uno de los capítulos más conflictivos en el debate sobre una reforma migratoria. El proyecto de ley del Senado condiciona la legalización de indocumentados a la implementación obligatoria de E-Verify a nivel nacional.

El plan propone un plazo de 2 años para que compañías con más de 5,000 empleados participen en el sistema. Los negocios con más de 500 trabajadores tendrán 3 años para incorporar el cambio.

E- Verify ha sido criticado por diversas organizaciones de derechos civiles por errores en los datos, que se han traducido en despidos de ciudadanos estadounidenses y discriminación contra personas con apellido extranjero.

Hasta ahora se han aprobado cinco enmiendas en este sector. La primera presentada por el senador Al Franken (D-MN), propuso la creación de incentivos para que el Departamento de Seguridad Nacional disminuya la tasa de errores cuando chequea los datos de personas.

La segunda, de Charles Grassley (R-IA) requiere que el director de Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) produzca un reporte sobre los individuos que no tenían permiso de trabajo y fueron identificados por el sistema.

La tercera presentada por Chris Coons (D-DE) requiere que se notifique a una persona, cuando un empleador revisa sus datos en E-Verify. “Los errores humanos pueden resultar en rechazos. También tenemos problemas como robo de identidad. Es vital que la gente sepa quién tiene acceso”, aseguró Coons.

Otra enmienda de Grassley permite establecer un programa que permita a los padres limitar el uso del número de seguro social de los niños, para prevenir el robo de identidad.

Sigue aquí el debate en vivo:

Una propuesta rechazada, pretendía la implementación de E-Verify en 18 meses. Actualmente el sistema tramita 180,000 consultas. Charles Schumer (D-NY) insistió en que ese número aumentará a millones y se requerirá más tiempo para implementarlo.

Richard Blumenthal (R-CT) propuso una enmienda que impedirá a los empleadores retener los récords de empleo de trabajadores. En especial las personas que tengan Estatus Provisional Registrado (RPI) deberán probar que están activos en el mercado laboral.

“Esto no crea nuevas obligaciones para los empleados. Simplemente los obliga a entregarlos si el trabajador los necesita”, explicó Blumenthal.

Otras propuestas aprobadas en la mañana, estuvieron relacionadas con las visas W. El proyecto de ley sobre reforma migratoria destinó esta visa para trabajadores extranjeros menos calificados, sus cónyuges e hijos. Inicialmente se otorgarán 20,000 visas W y podrían llegar a 75,000 en cuatro años.

Schumer propuso una enmienda que creará un registro para los empleadores interesados en contratar personas con visa W que ya están en Estados Unidos.

Por otra parte, Mike Lee (R-UT) aseguró que intentará elevar el límite máximo de visas W a 400,000, pero especificó que presentará una enmienda cuando el proyecto de ley tenga un debate final en el pleno del Senado. La iniciativa podría romper el delicado acuerdo entre AFL-CIO y la Cámara de Comercio. Este es uno de los pilares de la reforma migratoria.

En las primeras horas de la jornada, senadores en el Comité Judicial reconocieron que continúan negociando las visas para inmigrantes altamente cualificados (H1-B). Este sector es decisivo para atraer más votos republicanos que respalden la reforma migratoria.

“Estamos negociando. Espero que lleguemos a un acuerdo pronto”, dijo Charles Schumer (D-NY).

“Espero que avancemos. Es muy importante para mi. Ojalá votemos la próxima semana”, aseguró Orrin Hatch (R-UT).

Organizaciones pro inmigrantes están preocupadas por las concesiones que se den en esta negociación. Sobre todo porque los sindicatos (AFL-CIO) no están cómodos con ampliar de manera excesiva el número de trabajadores.

Los legisladores sostuvieron una extensa discusión sobre el sistema biométrico para la inmigración legal. Este implicaría la creación de una nueva tarjeta biométrica que provea información física de la persona, como sus huellas digitales. Esto ha sido criticado como costoso y una tecnología que no está lista para ser usada a nivel nacional.