El América es el primer finalista de la Liga MX (Fotos y Video)

Con goles de Raúl Jiménez (penal) y Christián Benítez el América derrotó a Monterrey 2-1 y recalcó su pase a la final de la Liga MX.
Sigue a El Diario NY en Facebook
El América es el primer finalista de la Liga MX (Fotos y Video)
El ecuatoriano Benítez celabra el segundo gol americanista, con el que selló el pase.
Foto: AP

MÉXICO- Las Águilas del América se clasificaron hoy a la final del torneo Clausura mexicano al vencer por 2-1 a los Rayados de Monterrey tras haber empatado 2-2 en el partido de ida.

Las Águilas disputarán el título la próxima semana contra el mejor del mano a mano entre Cruz Azul y Santos Laguna que jugarán este domingo su partido de vuelta de las semifinales.

En la ida, los azules golearon por 0-3 en el estadio de los de Torreón y tienen el viento a favor para avanzar.

El mexicano Raúl Jiménez, de penalti a los 64 minutos, y el ecuatoriano Christian Benítez, a siete del tiempo reglamentario, anotaron hoy para asegurar la clasificación de las Águilas. Por los visitantes descontó a los 92 el mexicano Aldo de Nigris.

América dominó en el primer tiempo pero no lo pudo reflejar en el marcador, lo que favorecía así al guión del Monterrey, que necesitaba un gol en el estadio Azteca pero sin encajar alguno.

Para la segunda parte, el Monterrey equilibró las acciones con varios avisos de Aldo de Nigris.

A los 64 minutos el argentino José María Basanta generó con su falta un penalti que cambió por gol Raúl Jiménez. El entrenador del Monterrey, Víctor Manuel Vucetich, envió a la cancha al argentino Neri Cardozo y a Luis Guillermo Madrigal para buscar la remontada.

América cedió el balón al rival y esperó en su área para buscar algún contragolpe. Le llegó en a los 83 minutos cuando Jiménez le puso una pelota a Benítez para poner la puntilla.

Obligado a hacer dos goles en siete minutos para forzar tiempos extras, los Rayados buscaron con desespero pero se estrellaron una y otra vez con una defensa bien plantada.

Solo a los 92 minutos Aldo de Nigris encontró el camino a la red pero ya era tarde.