5 razones para celebrar que no ganaste lotería Powerball

El premio de $590.5 millones lo obtuvo una sola persona en la Florida
5 razones para celebrar que no ganaste lotería Powerball
Ganar el Powerball no siempre se convierte en una dicha para los jugadores.
Foto: AP

Si fuiste uno o una de muchos que el pasado viernes se despidieron de sus compañeros de trabajo o estudios con la fe de que hoy no tendrían que regresar porque serían millonarios (as), lo que no ocurrió, aquí tienes cinco razones para que hoy regreses sudando felicidad por “tu mala suerte”.

  1. Ibas a perder tu privacidad

    El caso conocido más reciente es el del dominicano Pedro Quezada, exbodeguero de Nueva Jersey, quien en marzo resultó ganador de $338 millones del Powerball. No habían pasado 24 horas de su cambio de estatus a millonario, cuando el mundo entero supo que hacía años no pagaba la pensión alimentaria a uno de sus cinco hijos, que vivía en Carolina del Norte. El hombre no estuvo en relativa paz hasta que la gente lo vio en la corte, pagando lo adeudado.

  2. Tu salud y libertad estaban en riesgo

    No querías terminar como Victoria Zell, a quien le tocó una parte de los $11 millones que su exmarido ganó en el Powerball. La mujer tuvo tanto dinero a su disposición que perdió el rumbo y en ese proceso también se esfumó su fortuna. En el 2005 fue condenada en Minnesota a 7 años de prisión porque -alegadamente- bajo los efectos del alcohol y las drogas protagonizó un accidente que cobró una vida y dejó a otra persona con parálisis.

  3. Perder un auto de $140 mil no es lo tuyo

    Rahul Patel, de Newington, Connecticut, ganó $25 millones del Powerball en el 2009 (reducidos a $8.7 millones tras los taxes). Poco tiempo después, iba manejando su nuevo vehículo, un Audi R8 del cual sólo había dos Estados Unidos, cuando éste se prendió en llamas y fue pérdida total. La Policía acudió a la escena, pero en ese momento se desconocía qué había causado el incendio del auto valorado en $140 mil.

  4. Tu familia se afectaría

    Eso le pasó al empresario Jack Whittaker, quien en diciembre de 2002 ganó $315 millones del Powerball. Con todo ese dinero le llovió una felicidad bastante pasajera, pues 10 años más tarde, el hombre estaba divorciado, sufriendo la muerte de su hija y de su nieta por sobredosis de drogas y enfrentando diversas demandas. Además, había sido víctima de varios robos. “Daría lo que no tengo por no haber jugado ese boleto”, dijo el año pasado.

  5. No quieres perder la vida

    Ese es el caso de Urooj Khan, cuya muerte está bajo investigación de la Policía de Illinois. El hombre, de 46 años, ganó $425 mil en la lotería, pero no llegó a disfrutarlos porque entró en el hospital con un dolor super fuerte que le provocó la muerte. En un principio se dijo que había sufrido una muerte natural, pero un familiar solicitó una investigación a las autoridades. El cadáver del hombre fue exhumado y sometido a estudios que arrojaron que fue envenenado con cianuro. Todavía las autoridades no han radicado cargos contra alguien por esta muerte. El cheque, de $425 mil, fue cobrado.