Fiscalía de NY cierra negocio fraudulento de perros “entrenados”

El lugar ofrecía perros de servicio que, supuestamente, estaban entrenados para alertar de convulsiones a los enfermos y a sus familiares
Fiscalía de NY cierra negocio fraudulento de perros “entrenados”
El fiscal general Eric Schneiderman.
Foto: Archivo / AP

Nueva York — Un negocio que ofrecía perros de servicio que supuestamente estaban entrenados para alertar de convulsiones a los enfermos y a sus familiares, fue cerrado por el fiscal general Eric Schneiderman.

Jon C. Sabin a través de su empresa Seizure Alert Dogs For Life Inc. incurrió desde el 2009 en prácticas comerciales fraudulentas engañando a consumidores de Nueva York y otros ocho estados, anunciando la venta de perros entrenados para ayudar a niños discapacitados y sus familiares en caso de emergencia médica.

“Este hombre puso a los niños y los perros en situación de riesgo a través de sus prácticas temerarias y representaciones infundadas”, dijo el fiscal ayer en un comunicado.

El Juez de la Corte Suprema del condado de St Lawrence, David Demarest, emitió interdictos permanentes prohibiendo a Sabin y su compañía la publicidad o la venta de “perros de servicio” que presuntamente se han entrenado para responder o ayudar a personas que sufren de epilepsia u otras condiciones médicas.

Según las declaraciones juradas de las victimas los perros no están entrenados adecuadamente y carecen de habilidades de obediencia general y temperamento para funcionar como un perro de servicio.

Desafortunadamente las victimas no descubrían el engaño hasta recibir el perro y darse cuenta que no eran aptos para la tarea. Por si eso no fuera suficiente hubo quienes fueron mordidos o derribados por el “perro de servicio” y en otros casos los perros agredieron a sus animales domésticos.

Se da la circunstancia de que los perros costaban miles de dólares que muchas familias de escasos recursos obtenían a través de laboriosas recaudaciones de fondos para atender mejor a sus enfermos.

El Tribunal consideró que Sabin no presentó ninguna prueba para impugnar las acusaciones de la Fiscalía General del Estado.