55 años de prisión por muerte en Brooklyn

Pandillero Andrew López es sentenciado por fatal balacera desde un edificio
55 años de prisión por muerte en Brooklyn
Andrew López, de 20 años, sostuvo hasta el último momento que no tuvo nada que ver con la muerte de Zuranna Horton.
Foto: CORTESIA NY1

NUEVA YORK — Un pandillero fue sentenciado ayer a 55 años en prisión por el asesinato de una madre en Brooklyn.

Hasta el último minuto, Andrew López, de 20 años, mantuvo en corte que no tuvo nada que ver con la muerte de Zuranna Horton.

“Honestamente, siento mucho su pérdida”, dijo López dirigiéndose a los familiares de Horton, de 34, quien murió durante la lluvia de disparos que hizo desde el techo de un edificio en el área de Bronxville el 21 de octubre de 2011. “Pero no maté a su hija. No disparé desde ese techo”.

Durante el juicio, la fiscalía probó al jurado que López fue el que disparó 13 veces ese día, alrededor de las 2:35 p.m., a un grupo de personas matando a Horton e hiriendo a otras dos personas.

En su veredicto, el jurado lo encontró culpable de asesinato en segundo grado, agresión en primer grado, posesión criminal de un arma y conducta criminal.

Según la acusación, López, su hermano Kristian y su medio hermano Jonathan Carrasquillo pertenecen a la pandilla 8 Block y tuvieron una pelea con la pandilla rival Young Guns Crew poco antes de la balacera. Carrasquillo ordenó al sentenciado a que buscara el arma y disparara.

“Esto es otro ejemplo de violencia con armas sin sentido que está destruyendo el centro de la comunidad”, dijo el magistrado Vincent DelGiudice.

Al salir de la corte, los familiares de Horton indicaron que aunque López no quiso matar a su familiar, quería matar a alguien más.

Paul López, padre de los inculpados, defendió a su hijo en una entrevista previa diciendo que “no era un monstruo” y que estaban “destrozados” por lo sucedido. “Lamentamos lo que pasó”, agregó el hispano.

Aunque los tres hermanos fueron arrestados, Carrasquillo fue encontrado inocente de los cargos y Kristian se declaró culpable de un cargo de posesión criminal de un arma por lo que fue sentenciado a 90 días en la cárcel.

Al cierre de esta edición, Bernard Udell, abogado de López, no devolvió la llamada de este rotativo.