Frente fuerte de voces unidas

Frente al tiempo soñamos nuestros caminos de vida, y a veces no llega realidad para ese horizonte esperanzador porque luchamos.

Son tiempos de entrega y espera en que muchos, con el paso de los años y adversidad tan inhumana como miseria y temor, agotan su esfuerzo sin fruto.

Ciertamente es cruda realidad en el camino de nuestros soñadores sin papeles, sin embargo superan embates con trabajo duro e intelecto en este país de oportunidades.

Pero todo llega a su expresión máxima, por eso, el espíritu de los soñadores ha llegado en unión de todos nosotros, hispanidad trabajadora. Porque hoy somos un frente fuerte y nuestras voces resuenan con verdad, al demostrar desde siempre nuestro derecho con obra.

Está claro que la indecisión entre nuestros líderes, por fines políticos, puede afectar su buena voluntad y determinación moral para acordar una ley migratoria justa. Son humanos y pueden equivocarse pero también son líderes y en sus manos existe algo importante. Como lo existe en el hogar de cada hombre y mujer líder que se siente responsable por su familia. Y lo mínimo que se espera que prospere de todo liderazgo son esa buena voluntad y determinación moral para emprender hoy, un porvenir próspero y justo. Sin duda seria, una ley que reconozca la vida de esfuerzo y superación de nuestros soñadores sin papeles. Una ley sin deportaciones, unificadora de familias, de legalización justa y acceso a ciudadanía.

Escuchemos la verdad en esas voces unidas. Sueños hermanos, de un frente hispano pacífico y emprendedor que no rinde su espíritu ante adversidades.

Hasta cuando el egoísta y esclavizador capital seguirá menospreciando y sirviéndose injustamente del que menos posee!

Los buenos sueños no se corroen. Indecisiones y adversidades es solo el tiempo anterior a que estos se realicen. Respetemos esos sueños sobre esta tierra como raíces de esperanza.