Crisis en Inglewood

Despidos y recortes de programas en el distrito escolar preocupan a padres de familia

Las familias de Inglewood tendrán que enfrentar cambios drásticos con la educación de su hijos en los próximos días.

El Distrito Escolar Unificado de Inglewood (IUSD) planea eliminar programas y despedir a unos 170 empleados para el próximo ciclo escolar para reducir su actual déficit de 17.7 millones de dólares.

El impacto más severo se verá reflejado en el cierre del centro de cuidado infantil y educación temprana, así como el programa de educación para adultos.

Varios padres cuyos hijos asisten al centro Inglewood Child Development, el cual cerrará definitivamente el pró- ximo 28 de junio, están preocupados y tristes.

“Esto les va a impactar mucho, porque son familias pobres, que necesitan ayuda con el cuidado de su hijos”, dijo a La Opinión Linda Anderson, coordinadora del programa de desarrollo infantil en este centro.

El siguiente paso es negociar con los sindicatos de empleados escolares, incluyendo el que representa a los maestros, como explicó la semana pasada Richard Zeiger, superintendente adjunto del Departamento de Educación de California, durante un foro comunitario donde se informó públicamente la precaria situación del distrito.

“Ellos no son responsables de lo que está pasando, pero sí deben cooperar para ser parte de la solución”, comentó Zeiger.

Actualmente el IUSD atiende a 12,500 estudiantes en sus 21 campus escolares. Más del 60% de estos son de origen latino.

La Tanya Kirk-Carter, actual administradora estatal del distrito, confirmó a este diario el cierre del centro de educación temprana, pero aclaró que se mantendrá el programa de prekinder en las otras escuelas. Asimismo, el programa de educación para adultos —que incluía clases de Inglés como Segundo Idioma (ESL), de ciudadanía y para obtener el diploma de preparatoria— será eliminado, manteniendo solo las clases para carreras técnicas. Estas se seguirán impartiendo en el mismo campus.