‘Documentada’ gracias al activismo

Mamá de líder 'dreamer' arrestada en enero recibe permiso de trabajo

Después de 15 años indocumentada, Guadalupe Arreola abrió su correo este fin de semana y encontró que en él venía su primer permiso de trabajo en Estados Unidos. El alivio que sintió fue inmenso, y por ello puede estarle agradecida a la comunidad de activistas “dreamers” y sus partidarios, que sacaron la cara por ella cuando la “migra” la fue a buscar a su casa en enero.

“No lo podía creer, de hecho no lo puedo creer todavía”, dijo Arreola por teléfono desde su casa en Mesa, Arizona. “Tantos años sin un permiso aquí…ahora estoy bien feliz, ya esperando agarrar seguro social y licencia, ¡y a trabajar!”.

En enero, Arreola fue arrestada junto con su hijo Heriberto, de 36 años, el mayor de sus cinco hijos. Otra de sus hijas es una reconocida líder de los “dreamers” en Arizona, Erika Andiola, y fue ella quien motivó la gran movilización de medios sociales y llamadas que derivó en la liberación de su mamá y su hermano, horas después del arresto.

De hecho, el autobús en el que viajaba la señora Arreola ya iba camino a la frontera, cuando se dio la vuelta y la regresaron junto a su familia.

“En una noche me soltaron gracias a toda la comunidad que habló e hicieron textos”, contó la mujer de 55 años. “Al regresar a la central del ICE, en Phoenix, me dieron un papel con un permiso de estadía por un año”.

El alto perfil de su hija Erika y la movilización de la comunidad ayudaron el caso de Arreola, pero no lo resuelve, a menos que haya una reforma migratoria. “De hecho, tengo fecha de enero de 2014 para presentarme a migración”, dijo la mujer.

Pero el arresto no pasó sin dejar huella. Luego de ser liberada, Guadalupe Arreola decidió estar mucho más activa en el trabajo por ayudar a otros detenidos y luchar por la reforma migratoria. Comenzó yendo a Phoenix, a media hora de su casa en Mesa, a participar en reuniones de una organización “Dream Guardians” de familiares de jóvenes indocumentados. Pero pronto se dio cuenta que podría formar la suya cerca de su hogar.

“Cada vez tenemos más gente uniéndose. Ahora tenemos unas 20 personas, madres de Dreamers”, dijo Arreola. La nueva agrupación se llama Arizona Original Dreamers (los soñadores originales de Arizona). “Tenemos muchos proyectos y voluntarios”.

Hay mucho aún por hacer, e impulsar la reforma es crucial para las mamás y sus hijos como los que forman este grupo, dijo Arreola. Ella misma tiene cinco hijos, de los cuales dos, Erika y Angel, tienen DACA o Acción Diferida. Su hijo mayor, Heriberto, también tiene un estatus temporal similar al suyo y está a punto de casarse con una ciudadana, pero aún tiene dos hijas sin estatus legal.

“Nuestro objetivo es hacer foros informativos sobre la reforma, cómo documentarse y estar preparados en caso de que los detengan”, dijo Arreola. “Hasta estamos organizando una escuela de inglés. Hay muchos voluntarios y otros abogados que se están prestando para ayudarnos”.

Por el momento, sin embargo, Guadalupe Arreola puede respirar aliviada: por fin, y por ahora, está documentada en este país.