La policía podrá tomar ADN

Corte Suprema permite obtener muestras de personas arrestadas

WASHINGTON, D.C.— La Corte Suprema abrió una caja de pandora ayer al decidir que las policías locales pueden extraer muestras de ADN a personas detenidas que aún no han sido condenadas por la justicia, tal como ocurre con la impresión de huellas dactilares.

“Extraer y analizar una muestra de ADN del arrestado es, al igual que la toma de huellas dactilares y fotografías, un procedimiento policial legítimo razonable según la Cuarta Enmienda (constitucional)”, escribió el juez Anthony Kennedy en nombre de la mayoría de cinco jueces.

Pero los jueces que se opusieron al fallo—encabezados por Antonin Scalia—, advirtieron que los datos del ADN de personas arrestadas, con o sin razón, por cualquier motivo, serán parte de la información nacional manejada por el gobierno.

Aunque se ha especulado que la decisión sólo afectará a personas sospechosas de delitos graves, expertos advierten sobre el potencial del fallo.

“La opinión de Kennedy no definió la categoría de crimen grave. Esto podría permitir que se tomen muestras de ADN de cualquier individuo arrestado, incluso por los delitos más leves”, explicó Lyle Denniston, experto en Corte Suprema de Scotusblog.

Sólo en California, 100 mil individuos son arrestados anualmente, sin ser acusados.

Hoy, los 50 estados del país exigen la recolección de ADN (a través de la saliva) para convictos de crímenes graves. Esto no se aplica en los casos de arrestos. Pero ahora, tras una opinión de 5-4, la Corte Suprema modificó este criterio.

Consultados por La Opinión, organizaciones como el Centro Nacional de Leyes de Inmigración (NILC) advirtieron que esto “sólo afectará a la gente con una sospecha razonable de haber cometido un delito grave y no estará relacionado con arrestos de inmigrantes sin papeles”.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) advirtió que California libera sin ningún cargo a 50 mil personas por año. Esto representa la mitad de quienes son detenidos por sospecha de un delito.

“A pesar de esto, todos ellos deben entregar muestras de ADN a la policía, incluso si son arrestados por faltas menores como posesión de drogas y subarrendar un auto”, escribió Michael Risher, abogado de ACLU en el norte de California, en un análisis sobre el caso.

“Más preocupante es que California y el gobierno federal no destruyen automáticamente la muestra de ADN si la persona es liberada sin cargos o no es encontrada culpable”, agregó.

ACLU presentó un escrito legal donde pedía a la Corte limitar el acceso a este tipo de información para proteger los derechos civiles de la población y ahorrar dinero a los contribuyentes. Actualmente el análisis de un examen de paternidad, a través de una muestra de ADN, supera los 100 dólares.

Veintiocho estados y el gobierno federal toman ahora muestras de ADN después de un arresto.

Sin embargo, un tribunal de Maryland fue uno de los primeros en afirmar que era ilegal para ese estado extraer el ADN de un sujeto, Alonzo King, sin aprobación de un juez, aduciendo que King tenía “una expectativa suficientemente razonable de privacidad contra inspecciones infundadas” según la Cuarta Enmienda.

Maryland vs. King fue el caso que resolvió ayer la Corte Suprema.

“La llegada de la tecnología de ADN es uno de los avances científicos más significativos de nuestra era. Su potencial para el uso de marcadores genéticos en medicina y ciencia aún está siendo explorado, pero su utilidad para identificar a personas en el sistema de justicia criminal es indiscutible”, declaró el juez Kennedy.