Peruana asesinada en NY vivía una relación “tormentosa”

Una amiga de Sylvie Cachay dijo en corte que la fallecida le confesó que "su relación era muy pasional, tanto para lo bueno como lo malo"

Nicholas Brooks está acusado de matar a Cachay (en la foto).
Nicholas Brooks está acusado de matar a Cachay (en la foto).
Foto: Archivo / EDLP

Manhattan – Con las manos entrelazadas, dándose apoyo, permanecieron ayer los padres de Sylvie Cachay en el juicio que se sigue contra su supuesto asesino.

Nicholas Brooks, de 27 años, está acusado de matar a Cachay, de 33, el 9 de diciembre del 2010, en la habitación número 20 del Hotel Soho House, ubicado en la Novena Avenida.

Fue un día difícil para Sylvia Panizo y Antonio Cachay que vieron fotos del cadáver de su hija y escucharon por boca de sus amigas —la relacionista pública Lisa McHale y su entrenadora personal Chery Fogleman— la difícil relación que mantenía con el acusado. Tanto McHale como Fogleman tuvieron dificultad para hablar cuando narraron sus últimos contactos con Cachay.

“Me dijo que no era una relación ni saludable ni productiva, que estaba interfiriendo en la consecución de sus sueños, que no la estaba haciendo bien”, testificó McHale.

“Eran incompatibles, no tenían nada en común. Ella era motivada y tenía ambiciones, mientras que el era desempleado y sin ningún interés”, declaró en otro momento McHale. “Desde que salían estaba siempre agotada porque a él le gustaba trasnochar y ella necesitaba madrugar para ir a trabajar”.

Por su parte, Fogleman declaró que Cachay le confesó que “su relación era muy pasional, tanto para lo bueno como lo malo”. Asimismo que “bebían demasiado cuando estaban juntos y tenían grandes peleas“.

También testificaron policías y detectives del caso que coincidieron en que, desde el primer momento, la muerte no parecía natural.

“Es inusual para una mujer meterse en la tina de baño con suéter y pantis”, dijo el policía George McFall.

Por su parte el detective Robert Moller testificó que cuando iban en el auto policial, Brooks le preguntó “¿Cuánto tiempo me pueden dar por esto?”.