Escuela de medicina de Loyola acepta indocumentados

"Estamos felices de ser los primeros, pero esperamos no ser los últimos", dijo en un comunicado la rectora de la escuela, Linda Brubaker
Escuela de medicina de Loyola acepta indocumentados
La escuela de medicina de la prestigiosa Universidad de Loyola, en Chicago, comienza a inscribir indocumentados interesados en estudiar pediatría o medicina interna. La foto muestra una de las imágenes que hay en este centro de estudios jesuita.
Foto: Archivo

Chicago, 14 jun – La Escuela Stritch de Medicina de la Universidad Loyola de Chicago comenzó a inscribir estudiantes indocumentados en sus cursos de pediatría y medicina interna, anunció esa casa de estudios.

“Estamos felices de ser los primeros, pero esperamos no ser los últimos”, dijo en un comunicado la rectora de la escuela, Linda Brubaker.

La universidad jesuita dispensa a los indocumentados el requisito legal de residencia y los ayuda a conseguir préstamos privados para pagar la matrícula y otros gastos porque no pueden recibir ayuda federal al carecer de papeles.

Según Brubaker, la inclusión de los indocumentados es una respuesta a la acción diferida aprobada por el presidente Barack Obama.

“Ellos son como cualquier otro estudiante. Pueden solicitar inscripción en una residencia en pediatría o medicina interna y completar la capacitación, tanto en Illinois como en otros estados” donde enseña Loyola, señaló.

Mark Kuczewski, director del Instituto Neiswanger de Bioética y Políticas de Salud de Loyola, dijo que esta medida beneficiará a los pacientes porque va a diversificar la oferta de médicos.

“Estamos hablando de estudiantes que han vivido desde niños en los Estados Unidos, tienen las dos culturas y están equipados para servir a nuestra población multicultural. Sería una injusticia rechazarlos”, expresó.

La rectora dijo que se aceptarán inscripciones hasta el 15 de octubre para los cursos que comenzarán en julio de 2014. Se esperan cientos de solicitudes, de las cuales serán seleccionadas entre 10 y 12.

Brubaker señaló que algunos de los candidatos que ya solicitaron inscripción son estudiantes con “credenciales académicas destacadas y antecedentes culturales muy ricos”.