España baila a Uruguay en el arranque

España baila a Uruguay en el arranque
Andrés Iniesta (der.) de España y Walter Gargano, de Uruguay, durante el encuentro de anoche en la Copa Confederaciones que se jugó en Recife, Brasil.
Foto: AP

RECIFE, Brasil/AP — La mejor España está de vuelta. Los campeones del mundo le agregaron verticalidad a su habitual posesión del balón y bailaron ayer 2-1 a un Uruguay timorato en la primera fecha del Grupo B de la Copa Confederaciones.

Los goles de Pedro Rodríguez, a los 20 minutos, y Roberto Soldado, a los 32, en realidad no le hicieron justicia al dominio español, que movió la pelota a su antojo y tuvo a su arquero Iker Casillas como espectador de lujo. Luis Suárez descontó de tiro libre a los 88.

El técnico Vicente del Bosque dejó de andarse por las ramas y volvió a usar un nueve puro, Soldado, para devolver a Cesc Fábregas a su posición como segunda punta. Tampoco hubo doble pivote, otra táctica que venía experimentando en meses recientes y que la había restado pegada a los bicampeones europeos.

Pequeños ajustes que necesitaba la maquinaria española para volver a carburar a máxima potencia.

“No sólo podemos quedarnos en la posesión y el manejo en el mediocampo. Hay que tener profundidad, y creo que la tuvimos”, comentó Del Bosque. “Debimos haber ganado por una mayor diferencia”.

Cesc cumplió su función a cabalidad y dio el pase para el gol de Soldado, mientras que Andrés Iniesta arrancó los mayores vítores de la grada en la Arena Pernambuco con varias genialidades. Pisa, toca, gambetea y remata. El volante del Barcelona lo hace todo, y bien.

“Ha jugado un papel importante en esa delantera la profundidad de Cesc Fábregas, que nos da desequilibrio numérico en el mediocampo”, apuntó el timonel español.

Uruguay, al igual que la mayoría de los equipos que enfrentan a la mejor selección del planeta, se encerró atrás desde el silbatazo inicial. El capitán Diego Lugano dijo antes del encuentro que saberse inferior a los españoles potenciaría a los celestes.

Parece que sus compañeros no entendieron el mensaje.

“España fue muy superior en el juego, en todo momento justificó su victoria”, admitió el entrenador de Uruguay, Oscar Tabárez. “Nos impuso condiciones, sobre todo en el primer tiempo, y nosotros no tuvimos el orden ni la recuperación de pelota necesarias”.

Suárez y Edinson Cavani, los letales delanteros de Uruguay, no pasaban la media cancha ni por equivocación como los hombres más adelantados de un Uruguay metido en su propia área.

Una estrategia necesaria y peligrosa: España calibraba y buscaba resquebrajos en la defensa charrúa que finalmente encontró. “Planificamos jugar en mitad del campo y tratar de aguantar ahí, pero el juego de España te lleva a retroceder”, concedió el zaguero uruguayo Diego Godín.

España avisó a los cinco minutos con una jugada por la banda izquierda que terminó en un centro para Soldado, que entraba solo por el medio, pero el ariete del Valencia se resbaló antes de poder empujar la pelota. Poco después, Cesc remeció un poste con un disparo desde la medialuna, y a los 16, Iniesta finalizó una buena pared con Cesc con un remate que atajó Fernando Muslera.