El tiempo para el NY Dream Act es ahora

Nueva York siempre ha sido un faro de esperanza y oportunidad para personas alrededor del mundo. Las olas de inmigrantes de Nueva York han, a su vez, contribuido en gran medida a la fuerza y el éxito del estado. Ahora es el momento para que nosotros extendemos una mano de ayuda a los niños inmigrantes que llegaron aquí a través de circunstancias fuera de su control, pero que comparten las mismas esperanzas, aspiraciones y potencialidades de sus contrapartes estadounidenses.

Con sólo dos días para que termine la sesión legislativa, necesitamos que el Senado traiga la legislación de NY DREAM (Desarrollo, Alivio y Educación para Menores Extranjeros) a votación – las vidas de muchos de los jóvenes de nuestro estado depende de ella.

La legislación DREAM, que aprobó la Asamblea del estado de Nueva York el Martes 21 de Mayo, por primera vez permitiría que los estudiantes inmigrantes soliciten ayuda financiera del estado, y permitiría la creación de un fondo privado de DREAMque ofrecería becas privadas. Esto creará oportunidades desenfrenadas para miles de futuros médicos, abogados, empresarios y profesores en nuestro estado.

Pero esto no es solamente una inversión en nuestros líderes del futuro, sino que también es una inversión en la economía de nuestro estado. Según un estudio realizado por Tom DiNapoli, el contralor del Estado, publicado en Mayo de este año, el vínculo entre la educación superior y trabajos mejor pagados es innegable. Los trabajadores con un título universitario ganan 85 por ciento más que los trabajadores con sólo un diploma de escuela secundaria, 47 por ciento más alto que los que tienen un titulo de asociado. La capacidad de ganar salarios más altos no sólo anima a los estudiantes, sino que también genera impuestos estatales y locales más altos para nuestra economía.

En un país, una vez considerado como un refugio seguro para aquellos que buscaban construir una nueva vida y lograr grandes cosas, ahora vemos a millones de estudiantes inmigrantes talentosos y apasionados detenidos en sus pistas, incapaz de buscar la educación superior. Con la aprobación de la legislación DREAM, Nueva York puede volver a tomar la delantera en la inmigración. Nos uniremos con estados como California, Tejas, Nuevo México y Minnesota en la oferta de ayuda financiera estatal a los hijos de inmigrantes indocumentados. Nuestro estudiantes ya no serán obstruidos en la búsqueda y obtención de sus sueños.

La aprobación de la legislación DREAM de Nueva York costaría menos de $20 millones, lo cual es menos de dos por ciento de todo el presupuesto de TAP, un programa independiente del estado, que ofrece acceso a la educación superior a estudiantes calificados con necesidades financieras.

Somos Nueva York – no sólo tenemos la oportunidad, sino la responsabilidad de servir como un ejemplo de progreso para el resto de la nación. Debemos dejar a un lado la retórica partidista, derribar nuestras barreras ideológicas y unirnos para garantizar que el talento de este estado, independientemente de su situación inmigratoria, pueda tener acceso a la educación superior y pasar a ser los próximos grandes líderes de nuestro estado.

Nueva York, el tiempo es ahora.