Coma bien mientras viaja este verano

Guía de Regalos

Coma bien mientras viaja este verano
Ensalada de jitomates y arúgula.
Foto: Agencia Reforma

Por casi un mes estuve de viaje por diferentes ciudades en varios países. Aunque el viaje lo comencé a planificar a principios de año, en realidad lo venía pensando desde mi adolescencia. Siempre quise conocer Inglaterra y Francia.

Con mi esposo planificamos detalladamente el viaje, los lugares que visitaríamos y la transportación, pero no había forma de anticipar a dónde comeríamos, mientras nos movíamos de una ciudad a otra.

En Paris teníamos opciones de faláfel, unas tortitas o bolitas árabes hechas a base de garbanzo, y diferentes tipos de sopas como tomate y vegetales. Mientras que en Londres podíamos escoger entre diferentes platillos de comida hindú como espinaca con papas, alverjas con berenjena, eran opciones saludables.

Aunque estos platillos son deliciosos, no podía basar mi alimentación en lo que otras personas preparaban, así que con frecuencia iba al supermercado. Cada vez que es posible, yo prefiero cocinar mi propia comida con base en lo hay disponible en la tienda.

Una de las noches que tenía acceso a cocina en un hotel en Canterburry, Inglaterra, preparé espagueti con salsa de tomate y Samphire, un vegetal verde que parecía espinaca, pero que era una hoja originaria de esa zona.

Otro día en Rouan, Francia, compré pan integral y preparé unos sándwich de tomate, pepino, aguacate y un queso de esa zona que estaba en oferta en el supermercado.

Consejos

1. Visite el supermercado y busque los vegetales locales. Muchas tiendas ofrecen paquetes de vegetales previamente sazonados y que sólo requieren unos minutos de preparación.

2. En restaurantes, opte por el plato del día o vegetales de la temporada. Aventúrese a degustar platillos saludables que normalmente no pediría.

3. Si no hay opciones saludables en el lugar a donde está, busque otro. Nadie lo puede obligar a comer comida grasosa, salada o que vaya en contra de su consciencia.

4. No se deje guiar por los cupones de descuento o las revistas para turistas. Pregúntele a las personas que viven en esa ciudad a dónde él o ella comen con frecuencia. Con frecuencia, los residentes conocen a donde conseguir comida buena, rica y barata.

Recuerda lo que decía el padre de la medicina, Hipócrates: “Que tu comida sea tu medicina”.