Playboy y Penthouse quedan fuera de las tiendas militares

Supuesto descenso en las ventas provoca que 891 publicaciones no tengan cabida en estos comercios
Playboy y Penthouse quedan fuera de las tiendas militares
Los militares que quieran adquirir revistas como Playboy van a tener que comprarlas en otros lugares, a precio regular.
Foto: Archivo

NUEVA YORK — Playboy, Penthouse y otras revistas con contenido sexual no van a ser vendidas más en tiendas en bases del ejército y la fuerza aérea estadounidenses, en una medida descrita por los operadores como una decisión de negocios basada en ventas bajas y no un resultado de presiones por activistas antipornografía.

Las 48 revistas “para adultos” son parte de un total de 891 publicaciones que no van a ser ofrecidas en las tiendas militares. Otros títulos son English Garden, SpongeBob Comics, New York Review of Books y el Saturday Evening Post.

Morality in Media, un grupo antipornografía con sede en Washington, calificó la decisión de “gran victoria” en su campaña contra la explotación sexual en las fuerzas armadas, y dijo que continuaría llamando a los operadores de las tiendas de la Armada y la Infantería de Marina a que tomen una medida similar.

Chris Ward, portavoz del servicio de tiendas del Ejército y la Fuerza Aérea, dijo que la decisión — que entró en vigor el miércoles — reduciría por 33% el espacio dedicado a las revistas y permitiría vender productos más populares.

Hizo notar que las ventas de la mayoría de las revistas estaban cayendo notablemente con la proliferación de alternativas en internet. La venta de las revistas de tema sexual en las tiendas militares había declinado 86% desde 1998, dijo. Centenares de revistas van a seguir siendo vendidas en las tiendas. Las de más ventas en la actualidad son People, Men’s Health y Cosmopolitan.

Aunque entre las 891 revistas que no se venderán más hay diversos géneros, las revistas de tema sexual representaban dificultades especiales, dijo Ward. Bajo la ley federal, esas revistas requieren una colocación especial para asegurarse de que no sean vistas por niños.

En ciertos sentidos, la decisión de las tiendas va a tener poco impacto. El personal militar aún tiene derecho a traer a las bases revistas compradas en otras partes, y tendrán acceso a pornografía en internet.