Puertorriqueños sufren azote de torrenciales lluvias

El pasado julio fue el más lluvioso en la historia de la isla, sobre todo en San Juan
Puertorriqueños sufren azote de torrenciales lluvias
Las lluvias han sido incesantes sobretodo en el área metropolitana de San Juan.
Foto: AP

San Juan — Los puertorriqueños están acostumbrados al clima tropical húmedo, pero en las últimas semanas se han desatado tormentas de proporciones casi bíblicas que han destruido cientos de casas, arrastrado automóviles y dejado a decenas de miles de personas sin electricidad.

Julio fue el más húmedo en la historia de la isla, con 36 centímetros (14 pulgadas) de lluvia en la capital. El 18 de julio fue el día más lluvioso del que se tenga registro.

La lluvia fue incesante ese día, cuando cayeron 23 centímetros (9 pulgadas) de lluvia en el área metropolitana de San Juan. La gente huyó de sus casas y autos cuando el agua corrió por sus puertas y luego por las ventanas. Las inundaciones dejaron varados a los conductores en las autopistas, que se habían convertido en lagunas. Algunos de los que transitaban se vieron obligados a usar kayaks y tablas con remo.

“He vivido aquí 71 años y este es el peor”, dijo Andrés Colón mientras trataba de reparar su auto dañado por agua en el vecindario de clase trabajadora de Santurce, en San Juan. “Llegó rápido y sin advertencia”.

La tormenta dañó gravemente unas 500 casas y causó pérdidas por $1.5 millones, de acuerdo con cálculos preliminares, dijo la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz.

La isla lleva apenas dos de los siete meses que dura la temporada de lluvias, y es ya el segundo inicio de año más húmedo para la región, aun cuando no ha sido golpeada directamente por ninguna tormenta tropical de consideración o huracán.

Hasta el momento han caído casi 127 centímetros (50 pulgadas) de lluvia, y hay más en camino: los remanentes de la tormenta tropical Dorian pasarán por el Caribe un poco al norte de la isla para el lunes o martes.

Los recientes diluvios se suman a otros años de grandes precipitaciones. El año más lluvioso registrado fue 2010, cuando cayeron 227.33 centímetros (89.5 pulgadas) de lluvia. Los totales de la isla llevan tendencia ascendente, en parte por el aumento en las temperaturas del océano y la frecuente ocurrencia del fenómeno meteorológico de La Niña, el cual produce una temporada de huracanes más activa, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional.

Las lluvias han dejado expuesta una incómoda verdad en Puerto Rico: las carreteras, los puentes, los túneles y el sistema de drenaje no están preparados para las tormentas cada vez más intensas que se generarán con el cambio climático.

“Es un asunto urgente, no sólo por los problemas que hemos tenido, sino por los problemas que vamos a tener”, dijo Gabriel Rodríguez, presidente de la organización sin fines de lucro Sociedad Puertorriqueña de Planificación. “Esa clase de eventos extremos se volverán más comunes, y las pérdidas y los problemas asociados con ellos serán más grandes”.

Aun los años normales en Puerto Rico son húmedos para los estándares de otros lugares famosos por ser lluviosos. La isla recibe en promedio 142 centímetros (56 pulgadas) de lluvia al año. En comparación, en Seattle se registran 99 centímetros (39 pulgadas), y en Londres, 74 centímetros (29 pulgadas).