Caravana recorre Miami en protesta contra Bahamas (fotos)

Exiliados se manifiestan en contra de los maltratos que reciben inmigrantes cubanos en esa isla

Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, está en huelga de hambre desde hace trece día en Miami.
Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, está en huelga de hambre desde hace trece día en Miami.
Foto: AP

Miami – Una caravana de decenas de vehículos recorrió este miércoles el centro de Miami para exigir al Gobierno de Bahamas que ponga fin al maltrato que reciben los inmigrantes indocumentados que llegan a esa nación caribeña, la mayor parte de ellos cubanos.

“No vamos a parar las protestas hasta que el Gobierno bahamense cumpla con sus promesas y respete a los detenidos”, aseguró Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, la organización del exilio cubano en Miami que promueve las protestas.

Saúl Sánchez, en huelga de hambre desde hace trece días junto con el activista Jesús Alexis Gómez, acusó en días pasados al primer ministro de Bahamas, Perry Christie, de “encubrir la tortura” que han sufrido varios indocumentados que llegaron recientemente a ese país caribeño.

Con este ayuno voluntario los dos activistas cubanos quieren movilizar a la opinión pública y presionar a la autoridades bahamenses para que acaben con el maltrato que sufren en el país caribeño los indocumentados detenidos, entre ellos 44 cubanos.

Saúl Sánchez dijo sentirse “espiritualmente fuerte” y determinado a continuar su lucha a favor de los presos en los centros de detención de la isla caribeña, aunque se mostró preocupado por el estado de salud de Alexis Gómez, su compañero en huelga de hambre desde hace veinte días.

“Lo que más me preocupa en estos momentos es la salud de Jesús Alexis, ya que anoche le bajó la presión y tuvo muchos dolores”, comentó el líder del exilio.

Alexis Gómez es la persona que grabó con un teléfono inteligente las imágenes difundidas por internet en las que se aprecia a un funcionario de un centro de detención de Bahamas “dando patadas a los detenidos”.

Esos inmigrantes que llegaron a Bahamas en ruta hacia Estados Unidos “fueron maltratados, golpeados, torturados y algunos recibieron hasta patadas en las costillas, que le perforaron el pulmón a uno de ellos”, afirmó Alexis Gómez.

Las protestas y huelga de hambre se producen después de que las autoridades bahamenses accedieran, tras reunirse con el congresista cubano-americano Joe García y varios activistas, a plasmar en un documento oficial y público los puntos cuyo cumplimiento reclamaban los manifestantes, algo que no llegó a realizarse.

“Mi cuerpo se está debilitando. Tengo síntomas de deshidratación y los doctores me pronosticaron que mi organismo se está alimentando de mis órganos”, señaló Alexis Gómez, quien afirmó que no quiere ser atendido por los servicios médicos porque quiere llevar la huelga hasta el final.

“Siempre supe que una huelga de hambre es para vivir o morir. Siempre dije que mi huelga tenía que ser seria, por eso no permito médicos aquí”, enfatizó.

“Bahamas, parad las torturas a los migrantes indocumentados”, o “Bahamas, vuelve a ser hermoso” eran algunos de los lemas que portaban los manifestantes en la marcha, en la que instaron también a los turistas a no viajar a la nación caribeña.

No obstante, Saúl Sánchez detalló que “ha resurgido la esperanza” después de que el Gobierno de las Bahamas anunciara este martes que tendrá en cuenta “muchas de las peticiones” que los activistas han formulado a las autoridades del país.

“Los guardias han sido advertidos de que no pueden maltratar a los detenidos y que, en la próxima reunión del gabinete, van a considerar la petición de que un oficial de Estados Unidos pueda reunirse con los presos”, explicó el líder del exilio cubano.

“No pienso en mi vida. Pienso en darle vida a los que nunca la han tenido, y que llevan 55 años de represión”, dijo entre lágrimas Alexis Gómez.

El Movimiento Democracia y Agenda Cuba, las dos organizaciones del exilio que han impulsado la campaña de denuncia, también piden que la Administración bahamense aplique la convenciones internacionales sobre el trato a refugiados y entreviste a los detenidos cubanos para determinar si califican para el asilo político.