Clima es la mayor causa de apagones en NY

Las interrupciones en el servicio le cuestan a la economía entre $18,000 millones y $33,000 millones al año, de acuerdo con un nuevo reporte
Clima es la mayor causa de apagones en NY
El estudio recomienda invertir para que el sistema sea más fuerte y flexible.
Foto: Archivo

NUEVA YORK — El costo de los apagones relacionados con el clima es alto y está en aumento debido a que las tormentas son más intensas y a que la infraestructura eléctrica de Estados Unidos ha envejecido, de acuerdo con un reporte del Gobierno difundido ayer, el cual pide mayor inversión en el sistema de suministro.

Los apagones le cuestan a la economía entre $18,000 millones y $33,000 millones al año, de acuerdo con el informe, una cifra que ha crecido en los últimos 20 años. Los costos podrían subir entre $40,000 millones y $75,000 millones con el paso de los años por tormentas severas, similares al huracán Ike, de 2008, y la supertormenta Sandy, del año pasado.

El estudio recomienda asignar dinero para que el sistema sea más fuerte y flexible, lo que le ahorrará a la economía “miles de millones de dólares y reduciría los contratiempos experimentados por millones de estadounidenses cuando se presenta clima severo”.

El Gobierno se propone invertir en capacitación y preparación, en equipo más resistente -como postes de concreto- y en material de diagnóstico más avanzado que pueda predecir fallas, evitar que empeoren y restaurar la energía con mayor prontitud.

Siete de las 10 tormentas más costosas en la historia de Estados Unidos ocurrieron entre 2004 y 2012.

Los meteorólogos pronostican que las incidencias atmosféricas serán más severas y destructivas debido a que el cambio climático incrementa las temperaturas globales, lo que añade energía a los eventos naturales y cambia los patrones de sequías y lluvias.

Tormentas eléctricas, huracanes, nevascas y otras condiciones climáticas extremas causaron 58% de los apagones estudiados, desde 2002, y 87% de las suspensiones que afectaron a más de 50,000 usuarios.

Al mismo tiempo, la infraestructura del país está envejeciendo. Las plantas eléctricas tienen 30 años en promedio y, 70% de las líneas de transmisión y transformadores, cuentan con al menos 25 años, por lo que son más débiles y susceptibles a fallas.