El virus del papiloma humano es un problema grave

Guía de Regalos

Agosto es el Mes Nacional de Concientización sobre la Vacunación y la oportunidad para todos nosotros de asegurarnos de que estamos dando los pasos adecuados para proteger nuestra salud y la salud de nuestras familias, a través de las vacunas. En particular, insto a nuestra comunidad a centrarse en garantizar que nuestros seres queridos se hagan la prueba de detección de una de las infecciones más comunes de transmisión sexual (ITS) del país: el virus del papiloma humano, también conocido como VPH.

El peligro del VPH es que puede conducir a enfermedades más graves. De hecho, el VPH se asocia con más de 20,000 casos de cáncer en mujeres cada año, incluyendo casi todos los casos de cáncer de cuello uterino. En los hombres, el VPH se asocia con más de 12,000 casos de cáncer, incluyendo el cáncer de garganta. Para nuestra comunidad, el VPH es particularmente peligroso. Las latinas tienen las tasas más altas de cáncer de cuello uterino y son más propensas a morir a causa de esta enfermedad—totalmente prevenible—que muchos otros grupos.

La buena noticia es que nuestra comunidad está tomando en serio este problema y reconoce la importancia de la vacunación contra el VPH para prevenir el cáncer de cuello uterino. Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), las adolescentes latinas reciben vacunas contra el VPH en mayor proporción que otros grupos. Ya estamos viendo que, debido a que más niñas y mujeres están recibiendo las vacunas, menos están siendo infectadas. Gracias a la vacuna, que se administra a través de una serie de tres inyecciones, las tasas de infección se han reducido a la mitad entre los adolescentes.

Te insto a que sigas las recomendaciones y te comprometas absolutamente a garantizar que tus hijos—niños y niñas –reciban las tres dosis, siguiendo el calendario recomendado, para que la vacuna sea eficaz. Con el fin de erradicar el cáncer de cuello uterino entre nuestras hijas, madres, tías y hermanas, debemos asegurarnos de que nuestros hijos varonestambién sean vacunados. Además, sabemos que esta es una buena oportunidad para que los padres hablen con sus hijos sobre el sexo y la salud sexual.

Las vacunas son importantes, pero no son la única defensa contra el VPH. En tanto proveedor líder de servicios de salud reproductiva y sexual, animamos a nuestros pacientes a protegerse mediante el uso de preservativos, teniendo una comunicación abierta y honesta con sus parejas sexuales y realizándosede forma regular la prueba de Papanicolaou. También me gustaría recordar a los lectores que Planned Parenthood of New York City ofrece pruebas de detección de ITS para todos, sin importar si tienes seguro médico o tu estatus migratorio.

Incluso si tú o tus seres queridos se hacen regularmente la prueba de Papanicolaou (así debería ser), las pruebas adicionales de detección de las ITS siguen siendo muy importantes. La prueba de Papanicolaou por sí sola no va a diagnosticar el VPH, por lo que las pruebas regulares y la vacunación son pasos clave para una protección completa contra el VPH.