Parientes defienden reputación de asesinada en Staten Island

Familiares de Megan Marotte aseguran que la embarazada no se estaba prostituyendo poco antes de su muerte, por la que se acusó a Pedro Martín
Parientes defienden reputación de asesinada en Staten Island
El acusado es conducido a la Corte de Staten Island.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Staten Island – Pedro Martín, presunto asesino de una joven embarazada que fue hallada muerta en el Parque Willobrook, en Staten Island, se enfrentó ayer a la familia de la víctima cuando fue instruido de cargos ante el juez Alan J. Meyer de la Corte Criminal del condado.

El joven, de 27 años, fue acusado de asesinato en segundo grado por la muerte de Megan Marotte, de 20, que había desaparecido el 4 de agosto. Asimismo, se le procesó por un delito menor de posesión de drogas. Los cargos finales están pendientes del resultado de la autopsia donde se determinarán las causas de la muerte del feto que la mujer cargaba en su vientre.

Familiares y amigos de la fallecida acudieron al tribunal. “Queremos conocer la cara de su asesino”, dijo uno de ellos, que no quiso identificarse, mientras otros lloraban.

El tío de la víctima, Sean Lichota, alegó que todo lo único que se había publicado del caso era la versión del presunto asesino, pero que aún no saben realmente lo que ocurrió.

Para defender la memoria de su sobrina, el hombre sostuvo que “ella no iba allí (al parque) a prostituirse, puede que fuera para tener relaciones sexuales. Ella no puede hablar, pero nosotros vamos a hablar por ella”.

Valerie Mazura, de 29 años, amiga de la familia, describió a la fallecida como “pequeña y menuda, parecía que tenía 12 años”.

Ambas dijeron que Marotte asistía a la escuela y estudiaba Ciencias Sociales. “Su padre murió hace un par de años y ella luchaba por rehacerse”, dijo su tía.

Según indicaron, la joven tenía un novio que era el padre de su bebé.

De acuerdo con la acusación, el crimen se produjo entre las 6 y las 8 a.m. del 4 de agosto. El cadáver fue encontrado 11 días después de los hechos. Las autoridades respondieron a una llamada reportando un mal olor en el lugar, situado entre Victory Boulevard y la calle Morani. Al llegar, descubrieron el cuerpo de la joven.

Durante los días previos al hallazgo, los parientes realizaron una búsqueda de la mujer, colocando afiches con su rostro por toda la isla. Uno de ellos se encontraba pegado en un poste frente a la casa de Martín. “¿Cómo es posible que viera todos los días el enorme póster y no dijera nada?. ¡No es un ser humano, es un monstruo!”, afirmó Bárbara Castro, de 40 años, tía materna de la embarazada.

El juez fijó su próxima comparecencia para el 23 de agosto. El abogado de la defensa, Eugene Lamb, indicó: “ni siquiera he tenido acceso al video de la supuesta confesión de mi cliente”.