Bofetadas entre blancos: No problem!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Que no quepa duda que si usted o yo —o un afroamericano— le damos una bofetada a una persona blanca en un acto público nos arrestaría la policía.

En el caso de George Capsis, un octogenario blanco, eso no fue lo que sucedió. A pesar de que el manos sueltas le propinó bofetadas a dos hombres en la mañana del lunes, en un acto político en los predios del antiguo hospital St. Vincent’s, el agresor anda libre.

El incidente ocurrió en un acto donde se exaltaba el historial de la edil Christine Quinn con los hospitales de la ciudad.

El susodicho, quien reside en el West Village, golpeó al senador estatal Brad Hoylman en la cara.

Esa bofetada no le bastó al agitado anciano quien además abofeteó a un joven pasante que apoya a la aspirante a la nominación demócrata para la Alcaldía de Nueva York.

¿Tiene duda alguna que si llega a ser uno de nosotros quien hubiese hecho lo que les describí no nos esposarían?

Pues, acontece que el senador estatal Thomas Duane le pidió a los policías que no arrestaran al agresor.

Entiéndase que el señor hacía unos días había perdido a su esposa y se quejaba de que tenía que viajar a El Bronx para visitarla al hospital en que falleció. En vez de tenerla en su vecindario. Dentro de su dolor se puede comprender que el sujeto perdió la tabla y reaccionó.

Sin embargo, insisto en que si llega a ser un latino o afroamericano, nos hubieran formulado cargos. Sin hablar de lo que hubiesen hecho los medios anglosajones: “Latino attacks Quinn supporters” [“Latino ataca a seguidor de Quinn”]hubiesen puesto en sus portadas y gritado en sus titulares en la tele y radio.

Es que —entre los blancos— las bofetadas son aceptadas, pero somos nosotros los violentos. Hello!

Bajofuego@eldiariony.com