DEA: los Arellano Félix se acabaron

El último de los hermanos recibe sentencia de 15 años en prisión
Sigue a El Diario NY en Facebook
DEA: los Arellano Félix se acabaron
Imagen proveída por la DEA muestra a Eduardo Arellano-Felix en su proceso de ser extraditado a Estados Unidos en agosto de 2012.
Foto: AP

SAN DIEGO.— El último de los cuatro hermanos del cártel Arellano Félix fue sentenciado en San Diego a 15 años de prisión tras declararse culpable de ayudar a enviar a México cientos de millones de dólares de ganancias del narcotráfico desde Estados Unidos.

Eduardo Arellano Félix fue sentenciado el lunes como parte de una negociación de cargos acordada con los fiscales en mayo, lo que pone fin a una investigación que comenzó hace 20 años.

La Agencia Federal Antidrogas (DEA) y la procuraduría federal en San Diego declararon ayer que el cártel de los hermanos Arellano Félix “se acabó” y advirtieron que buscarán a quienes pudieran sustituirlos.

La procuradora federal para la frontera de California con México, Laura Duffy, declaró ayer lunes que quienes deseen sustituir a los hermanos Arellano Félix deben tomar nota de que tres de ellos se encuentran en cárceles estadounidenses.

La familia Arellano Félix, de la ciudad fronteriza de Tijuana, trasladó a Estados Unidos cientos de toneladas de cocaína y marihuana desde México y Colombia, lo que le redituó ganancias por cientos de millones de dólares. La familia ha perdido buena parte del control que tenía a lo largo de frontera de California con México, territorios que ahora controla el cártel de Sinaloa. Eduardo Arellano Félix fue extraditado desde México el año pasado.

“Los hermanos Arellano Félix que aún quedan con vida, quienes durante décadas vivieron como multimillonarios mientras aterrorizaban la frontera, ordenando asesinatos y corrupción, están por un largo tiempo en celdas de máxima seguridad. Insto a otros que aspiren a ocupar su lugar a que tomen nota”, declaró la procuradora.

Duffy se refirió a Francisco Javier Arellano, quien purga cadena perpetua, a Benjamín Arellano que cumple una sentencia de 30 años de prisión, y ahora a su hermano Eduardo.

El magistrado Larry Burns, quien sentenció a Eduardo Arellano, destacó por su parte que los métodos de la organización de los Arellano Félix “han tenido efectos terrible y duraderos en esta comunidad y la relación entre Estados Unidos y México”.

El jefe regional de la Agencia Federal Antidrogas (DEA), William Sherman, secundó a la procuradora.

El subprocurador Joseph Green comentó que los hermanos Arellano Félix “orquestaron la importación de cientos de toneladas de cocaína y marihuana a Estados Unidos, ordenaron secuestros y asesinatos, y dirigieron actos de corrupción para lavar al menos decenas de millones de dólares en ganancias ilícitas”.

Green, quien llevó el juicio contra Eduardo Arellano, agregó que los hermanos Arellano Félix “destruyeron vidas y causaron sufrimiento indecible a ambos lados de la frontera”.