Las ventajas de guardar el dinero en el mejor momento

Una cuenta de gastos flexibles, o FSA, te permite reservar una cierta cantidad de dinero para pagar por gastos médicos

Si eres una persona independiente, las inversiones en línea podrían ser ideales para ti. Es mucho más fácil y costeable de lo que piensas, te da un control directo de tus inversiones y puedes hacerlo desde tu casa o tu trabajo. Además, tienes acceso a la misma información que los corredores profesionales para comprar y vender acciones, bonos y fondos mutuos.

Una cuenta de gastos flexibles, o FSA, te permite reservar una cierta cantidad de dinero para pagar por gastos médicos. Y también por el cuidado de tus hijos, o de una persona que dependa de ti. La ventaja de un FSA es que ese dinero sale directamente de tu cheque salarial ANTES de que pagues impuestos. Esto te permite ahorrar bastante en contribuciones y, además, te coloca en una categoría de ingresos más baja.

La mayoría de los bancos ofrecen cuentas de ahorro gratis y sin depósito mínimo para menores de edad. La cuestión es que muchas veces no lo anuncian, así que tienes que preguntar en tu institución financiera. En ocasiones brindan tasas aceptables y premios por depósitos para los chicos ahorrativos. En esta experiencia, más que una tasa atractiva lo que importa es que tu hijo aprenda desde temprano la lección de ahorrar y de manejar su propio dinero.

Existen tres formas básicas de obtener el título de una propiedad: Como propietario individual (sole ownership), si eres soltero; como persona casada que quiere compartir esa propiedad con su cónyuge (joint tenancy); o si deseas comprar la propiedad con un hermano u otro familiar cercano, o con un amigo (tenants in common).

Un fideicomiso en vida, o living trust, es unos de los documentos que más pueden asegurar la tranquilidad financiera de tu familia si algo te pasara a ti. Este fideicomiso en vida, que es revocable en cualquier momento de tu vida, puede establecerse con un abogado por menos de $1,000 (dependiendo de tus bienes) y asegura que si mueres tus propiedades y bienes pasan sin discusión a quienes tu designes sin tener que buscar la aprobación de un tribunal y sin que nadie se entere.

Tú y tu pareja pueden evitar la discordia financiera si desde el principio toman cinco pasos para que nunca se peleen por cuestiones de dinero:

1. Trabajar juntos en una meta — Escriban las metas, ordéndenlas de acuerdo a su importancia y decidan una que sea importante para ambos.

2. Abrir una cuenta para gastos personales — Determinen la personalidad de cada uno y decidan si deberían tener cuentecitas separadas para gastarse ese dinero en lo que quieran.

3. Compartir responsabilidad de hacer pagos — Decidan con justicia las cosas que va a pagar cada uno.

4. Hacer una cita para hablar del dinero — Una o dos veces al mes, siéntense a hablar solamente sobre su dinero; fuera de ese día, no se puede discutir del tema.

5. Buscar un consejero financiero — Si no pueden ponerse de acuerdo, busquen a un planificador financiero o intermediario.

Los futuros padres deberían pensar en la seguridad financiera de la familia desde antes de que llegue el primer bebé. Para eso, ante todo abran una cuenta con al menos $5.000 para emergencias (mejor que una de cheques o ahorro, un money market, donde se gana un poquito más de interés sin perder acceso inmediato al dinero). Si pueden costearlo, compren un seguro de vida que los cubra a ambos, por si algo sucede y queda sólo un padre para criar al niño; además, averigüen si sus empresas les ofrecen seguro de discapacidad y a cuánto ascendería.

Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain