Asesino de Facebook se declara no culpable en Florida

Como se había anticipado hace unas semanas, los abogados de Derek Medina buscan evidenciar que el hombre mató a Jennifer Alfonso en defensa propia
Asesino de Facebook se declara no culpable en Florida
El abogado Mauricio Padilla explicaba los procesos a Derek Medina durante la audiencia judicial de este jueves.
Foto: AP / WALTER MICHOT

Miami (EEUU), 29 ago – Derek Medina, el hispano acusado en Florida (EE.UU.) de asesinar a su esposa Jennifer Alfonso y confesar el crimen publicando en Facebook una foto del cadáver, se declaró hoy no culpable en una corte de Miami.

El hispano está acusado de asesinato en segundo grado, aunque la fiscalía pretende lograr una condena por asesinato en primer grado cuando se reanude el juicio, con gran jurado, en septiembre.

Medina, de 31 años y residente en el condado de Miami-Dade (Florida), fue arrestado después de que el pasado 8 de agosto presuntamente escribió en Facebook que había discutido con su mujer, Jennifer C. Alfonso, de 26 años, y que la había matado.

Hice lo que hice. Espero que me comprendan”, escribió Medina en su cuenta de Facebook, que fue cerrada por la empresa de Menlo Park poco después.

Enfrento la prisión o la pena de muerte por matar a mi esposa”, detalló en la red social, en la que colgó también una foto del cadáver ensangrentado de su mujer.

La jueza encargada del caso, Yvonne Colodny, ha establecido el 4 de noviembre como fecha del juicio, aunque se espera que el proceso se pueda retrasar por diligencias de la defensa.

Tras la comparecencia de hoy, el abogado del latino, Saam Zangeneh, dijo que no han visto todavía las pruebas en contra de su cliente y que todavía no han establecido una estrategia de defensa, aunque podría alegar defensa propia.

Documentos presentados ante la corte apuntan que Medina confesó haber disparado entre seis y ocho tiros a su mujer después de mantener un altercado verbal con ella.

Aparentemente, en medio de la reyerta, la mujer golpeó a su marido y le amenazó con un cuchillo, aunque éste logró quitarle el arma blanca y la disparó varias veces.

Posteriormente se cambió de ropa y se dirigió a la vivienda de unos familiares, a los que confesó el crimen, para después entregarse a las autoridades.

Al personarse en el lugar del suceso, la Policía “descubrió tendido en el suelo de la cocina el cuerpo de la mujer, que presentaba heridas de tiros” y a la hija de ambos, ilesa, junto al cadáver de la madre.