Inicia año escolar marcado por cambios en NY

El Departamento de Educación de la Ciudad se ha gastado $133 millones en recursos y desarrollo profesional para formar a los educadores en el nuevo currículo.
Inicia año escolar marcado por cambios en NY
El regreso a clases tiene varias particularidades este año para los estudiantes y maestros de Nueva York.
Foto: EDLPMARIELA LOMBARD

Nueva York — Hoy comienza un nuevo año escolar en Nueva York, que va a estar caracterizado por profundos cambios en el sistema educativo y cuyas consecuencias para los estudiantes aún aparecen inciertas, según expertos en la materia.

Este año se dará el paso decisivo en las escuelas neoyorquinas para adaptarse al sistema Common Core, por el que se incrementará sustancialmente los niveles de exigencia y evaluación en inglés y matemáticas para asegurar que los alumnos lleguen mejor preparados a la universidad.

Para facilitar la transición, el Departamento de Educación de la Ciudad se ha gastado $133 millones en recursos y desarrollo profesional para formar a los educadores en el nuevo currículo. A pesar de ello, organizaciones que defiende a las familias se quejan de la falta de información y consenso sobre el nuevo sistema.

“Desafortunadamente, el año escolar pinta bien difícil”, dijo Vanessa Ramos, directora de política del Comité para los Niños y las Familias Hispanas (CHCF). “No se ha discutido a plenitud el impacto que va a tener el Common Core en la comunidad escolar, que incluye a alumnos, maestros y padres”.

Ramos denuncia que los profesores no han sido convenientemente reentrenados para enseñar en los estándares Common Core, especialmente para adecuarlo a los alumnos que aún están aprendiendo inglés, que son los que más van a sufrir con esta subida en el nivel de exigencia.

El Departamento de Educación asegura que aproximadamente 15,000 profesores asistieron a sesiones de adiestramiento para el Common Core durante el verano.

Desde la United Federation of Teachers (UFT), el principal sindicato de maestros de Nueva York, consideran también que los profesores sí están preparados para los cambios del nuevo año escolar, aunque temen que no cuenten con los recursos para enseñar de manera adecuada de acuerdo al nuevo sistema.

“Nos preocupa el estado de preparación por parte del Departamento de Educación de un programa verdaderamente alineado con los estándares Common Core“, indicó Catalina Fortino, vicepresidente de UFT. “Nos han asegurado que el currículo y los recursos van a estar ahí, pero hasta que no comience el curso no lo podremos comprobar”.

El mes pasado, el sindicato de directores y administradores de las escuelas alertó que los libros de texto y materiales de enseñanza adaptados al nuevo sistema aún no habían llegado a varios de los centros de enseñanza.

El gran temor de las organizaciones educativas es que en los exámenes del año que viene se repitan los resultados del presente, en el que varias escuelas ya tomaron la decisión de examinar a sus alumnos de acuerdo a los nuevos estándares. El 70% de los estudiantes de entre tercer y octavo grado desaprobaron.

“Existe el riesgo de que los alumnos se desmotiven por los bajos resultados y por la falta de información, y dejen la escuela”, dijo Evelyn Rodríguez, que dirige un programa para combatir el abandono escolar en Brooklyn y en El Bronx. “El enfoque tiene que estar en los padres, que yo veo que están muy mal informados sobre el Common Core, ya que la ilusión por pasar de grado y llegar a la universidad empieza en el hogar”.

El Departamento de Educación recuerda que los malos resultados de este año —al tratarse de unos nuevos exámenes— no penalizarán a los alumnos, ya que su paso de grado no depende de ellos. Tampoco afectarán a los maestros, ya que el nuevo sistema de evaluación al profesorado no entra en vigor hasta este nuevo curso.