Papa sorprende a creyentes y detractores

Francisco despierta esperanzas de reforma católica, pero no convence
Papa sorprende a creyentes y detractores
El papa Francisco se ha caracterizado por hablar de temas controvertidos para la iglesia desde un punto de vista muy particular.
Foto: AP

NUEVA YORK — Sólo hace medio año de la ordenación del papa Francisco, pero para muchos fieles, su estilo accesible y sus innovadoras declaraciones son un indicio de que se avecina una reforma en la Iglesia Católica.

“Se identifica con los pobres y con los más necesitados. Para mí es lo más significativo que ha hecho y creo que las cosas van a cambiar”, dijo Ramona Rodríg uez, de 70 años.

Posiciones que van desde no juzgar a los gays, el énfasis de la iglesia en hablar de asuntos como el aborto, hasta las recientes declaraciónes sobre de que el deber de un buen católico es intervenir en la política, son para Rosario Villanueva, de 76 años – y quien se autodenomina como una ferviente católica- “una clara muestra que el Papa quiere cambiar la imagen de la Iglesia, e incluso podría reformarla”.

Sin embargo, algunos expertos dudan que los cambios vayan más allá del estilo particular del primer latinoamericano en dirigir la Iglesia Católica. “Del dicho al hecho, hay mucho trecho”, dijo el teólogo Daniel Álvarez, profesor de la Universidad Internacional de la Florida.

Álvarez recalcó que los comentarios del papa Francisco han sido “bastante controversiales”. Sin embargo, “solo el tiempo demostrará si lo que está diciendo va a traducirse en cambios estructurales para la iglesia”.

El Papa, cuyo nombre de pila es Jorge Bergoglio, se convirtió en el líder católico número 266, a sus 76 años. Según Álvarez, “su trato afable y el cambio en el estilo de vida —comparado con el de sus predecesores— han hecho de él un Papa de gran popularidad”.

Sin embargo, en temas que han sido por años puntos de debate en la Iglesia, como la ordenación de las mujeres, el Papa rechazó dicha posibilidad. Asimismo, descartó la anulación del celibato.

Sí que sorprendieron a sus cerca de 1,200 millones de feligreses sus declaraciones en el sentido que no se debe juzgar a una persona por su orientación sexual. También dio una esperanza a los divorciados vueltos a casar de participar en la eucaristía.

Asimismo, el Papa cambió la legislación del Vaticano para señalar el abuso sexual de menores como un delito específico. Las reformas extienden la responsabilidad criminal de funcionarios y personas de la Curia Romana, lo que hace posible acusarlos incluso de los delitos cometidos fuera de la Ciudad del Vaticano.

“El ministerio pastoral de la Iglesia no puede estar obsesionado con la propagación de una multitud desarticulada de doctrinas a ser impuestas insistentemente”, dijo Francisco en una entrevista publicada el pasado jueves.

El Papa designó también a un comité asesor de cardenales de todo el mundo para reformar a la Curia, y abrió un comité especial de investigación para modificar el Banco del Vaticano.

El teólogo Anthony Stevens-Arroyo definió la línea del Sumo Pontífice como de práctica y no de doctrina. “Quiere mostrar una iglesia más humilde por lo que ha empezado por sí mismo, aplicando el predicar y también practicar”, dijo.

No obstante, “mucha gente tradicionalista está enfadada con el Papa, aunque no lo digan, precisamente por su manera de expresarse abiertamente”, advirtió Stevens-Arroyo.

Según el docente, no es imposible hablar de una reforma en la Iglesia, pero todo dependerá de “cuantos años dure el papa Francisco como Sumo Pontífice”.

Por su parte, el padre Felipe D’Olla, de Sunset Park, Brooklyn, destacó que el Papa sigue la misma línea de doctrina de su antecesor Benedicto XVI, que renunció en febrero. La diferencia es que ha hecho mucho énfasis en la “compasión y la misericordia divina”.

Edgard Caycedo, un exfeligrés de la iglesia de la Encarnación, en el Alto Manhattan, admitió que se retiró de la religión católica hace 5 años porque no le atraía el servicio religioso. “Aunque me gusta el estilo del Papa, por ahora no pienso en regresar”, dijo.

“Es humilde, le gusta abrazar y besar a las personas”, añadió. “Lo veo un Papa más humanizado, por eso creo que eventualmente se darán muchos cambios en la iglesia”.