Mexicanos indocumentados en EEUU no aumentan

Un estudio de Pew Hispanic Center indica que desde el 2010 la cantidad de mexicanos sin papales ha permanecido constante
Sigue a El Diario NY en Facebook
Mexicanos indocumentados en EEUU no aumentan
Estados donde vive la mayoría de inmigrantes indocumentados en EEUU.
Foto: La Opinión

California – La población indocumentada de Estados Unidos estaría volviendo a aumentar después de haberse reducido significativamente durante la pasada recesión económica, aunque el aumento no parece provenir de México, sino de inmigrantes de otros países, según reveló el lunes un estudio de Pew Hispanic Center.

De hecho, según Pew, la cantidad de indocumentados mexicanos que existe hoy en Estados Unidos (6 millones) es casi igual que la de indocumentados que no provienen de México (5.7 millones), cifra que incluiría al resto del mundo, con preponderancia de centroamericanos y asiáticos.

El reciente aumento en población total de migrantes no autorizados–cifras de 2012- no es muy grande, y según los demógrafos, no es particularmente significativo si se toma en cuenta el margen de error de las estadísticas, pero lo que está claro es que la caída en el número de indocumentados que se vivió durante la recesión se ha detenido.

“La verdad es que vimos un patrón muy fuerte de aumento en la población indocumentada hasta el año 2007 y luego, en los dos años que siguieron, se desplomó notablemente”, dijo Jeffrey Passell, uno de los autores del estudio. “Desde 2009 hay pocos cambios, con un ligero aumento en 2012 que aún no es determinante porque es pequeño, estadísticamente hablando”.

El Pew indica que de un máximo de 12.2 millones alcanzado en 2007, a 11.3 millones en 2009, el estimado actual es de 11.7 millones (2012).

Este ligero aumento, sin embargo, no parece provenir de México, agregó Passell, tal y como se explica en el reporte publicado el lunes por Pew.

“Desde 2010 la cantidad de mexicanos indocumentados ha permanecido constante, no hay señales de que esté aumentando”, dijo el estudioso. “Es decir, la cantidad de los mexicanos que salen es más o menos equivalente a la cantidad que entra”.

Sin embargo, hay indicios de que el aumento registrado en 2012 viene de otros países, aunque PEW aún no ha realizado el análisis detallado de los números para determinar de qué países específicamente. “Creemos que probablemente se mantendrá la tendencia histórica: centroamericanos, asiáticos y de otros países de suramérica”, dijo Passell. “Incluso sabemos que hay un porcentaje de indocumentados europeos”.

Se cree, según Pew, que la cifra actual de indocumentados mexicanos está alrededor de 6 millones, mientras que hay 5.7 millones de indocumentados de otros países.

Un dato interesante es cómo ha variado la cifra de arrestados en la frontera por parte de las autoridades migratorias y cómo refleja un mayor o menor flujo de migrantes de México y otros países. A más arrestos en la frontera, se asume que hay más flujo de esa nacionalidad. Hubo años en los que se arrestó hasta a 1.6 millones de mexicanos (2000) y sin embargo esa cifra está en sólo 266 mil en 2012.

Asímismo, el arresto de indocumentados “no-mexicanos” (que puede incluir centroamericanos y cualquier otra nacionalidad), se duplicó entre 2011 y 2012.

También se mantiene otra tendencia reciente: que los indocumentados se están yendo a vivir a estados no tradicionales y que en lugares como California y Nueva York, hoy hay menos indocumentados que los que han existido históricamente. Tradicionalmente, la mayoría de los indocumentados vivían en seis estados: California, Texas, Illinois, New York, New Jersey y Florida. En 1990, 8 de cada 10 indocumentados vivían en uno de esos estados. Ahora, sólo 1 de cada seis vive allí. El estado donde ha habido mayor declive de indocumentados es en California que ahora solamente tiene un 21% del total, aunque el número absoluto es mayor que el de cualquier otro estado (2.4 millones).

Los inmigrantes no autorizados se están yendo a vivir a estados no tradicionales, lo que ha provocado que California y Nueva York registren un declive en su población indocumentada.

pilar.marrero@laopinion.com