Teatro en el Senado

Republicanos intentan bloquear reforma de salud
Sigue a El Diario NY en Facebook
Teatro en el Senado
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.—El senador republicano por Texas, Ted Cruz inició ayer en el Senado su anunciada estrategia de “filibusterismo”, consistente en hablar sin parar hasta que los plazos parlamentarios se agoten, con el objetivo de privar de fondos a la reforma sanitaria aprobada en 2010.

“Voy a hablar en apoyo de la supresión de los fondos para ‘Obamacare’ hasta que no sea capaz de mantenerme en pie”, anunció Cruz en alusión a la ley Affordable Care Act, considerada el principal logro del presidente Barack Obama.

Cruz, llegado al Senado hace pocos meses con el apoyo del movimiento ciudadano Tea Party, comenzó su soliloquio ayer por la tarde provisto de una voluminosa carpeta de notas.

La maniobra de Cruz suscitó polémica y la división en las filas del propio partido republicano, cuyo liderazgo en la Cámara Alta la considera condenada al fracaso y contraproducente.

Cruz ha aprovechado la tramitación de una ley presupuestaria de emergencia, que pretende proveer de fondos al Gobierno para que la Administración pueda seguir funcionando después del 1 de octubre (en ausencia de un presupuesto ordinario), para arremeter contra la ley sanitaria.

A instancias de Cruz y de otros enemigos jurados de la reforma, la Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría, aprobó el viernes la provisión de fondos para el Gobierno, pero acompañada de una “píldora envenenada” por la cual se privaba de fondos a “Obamacare”.

El Senado tiene que pronunciarse ahora sobre ese proyecto de ley, y los demócratas, que son mayoría en la Cámara Alta, han anunciado que enmendarán el texto para restablecer los fondos destinados a la reforma de la sanidad.

Con su filibusterismo, Cruz pretendía impedir las enmiendas demócratas o, en todo caso, retrasar el procedimiento de tal forma que resulte imposible modificar el proyecto republicano, aún a riesgo de agotar los plazos reglamentarios y que el 1 de octubre el Gobierno tenga que cerrar por falta de acuerdo presupuestario.

Sin embargo, en las últimas horas, el combativo legislador republicano perdió los apoyos de los dos republicanos de más rango en el Senado: el líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, y el número dos en la cámara, John Cornyn.

El Gobierno cuenta con fondos para financiarse hasta la medianoche del 30 de septiembre cuando, de no aprobarse un presupuesto especial, tendría que cerrar parcialmente.

El Senado votará probablemente este domingo el proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes.