Acusan a Honduras de criminalizar a indígena

Acusan a Honduras de criminalizar a indígena
Los defensores de derechos humanos Bertha Oliva (i), Juan Almendares (c) y Víctor Fernández (d) hablan en una conferencia de prensa.
Foto: EFE

Tegucigalpa/EFE — El Estado hondureño fue acusado ante la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de criminalizar la labor de una dirigente indígena, a quien una jueza le dictó prisión formal la semana pasada, informaron ayer activistas humanitarios.

La directora para Centroamérica y México del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), Marcia Aguiluz, dijo a Efe que la semana pasada se interpuso la acción por la “criminalización de Bertha Cáceres”, ante la ONU y la CIDH, esta última una entidad autónoma de la OEA con sede en Washington.

Cáceres, de la etnia lenca y quien es coordinadora del Comité Cívico de Organizaciones Campesinas Populares e Indígenas (Copinh), está acusada de provocar daños a la empresa DESA-SINOHYDRO”, de capital hondureño y chino.

DESA-SINOHYDRO desarrolla el proyecto hidroeléctrico “Agua Zarca”, en la comunidad de Río Blanco, departamento de Intibucá, en el oeste de Honduras.

“Nuestra labor ha sido y seguirá siendo denunciar este tipo de situación, es por eso que hemos denunciado el caso de Bertha ante la CIDH y las Naciones Unidas”, subrayó Aguiluz.

Aguiluz y activistas hondureños expresaron “su preocupación” por las amenazas de las que son víctimas los defensores de derechos humanos y la violación de esas garantías en el país centroamericano.

La dirigente dijo que el caso de Bertha Cáceres es el “ejemplo de una nueva modalidad de persecución, como es utilizar el aparato judicial para impedir que los defensores cumplan con su labor”.

Por ello, Aguiluz indicó además que ha solicitado una audiencia ante la CIDH para explicar el caso de Cáceres, a quien la semana pasada la jueza hondureña Alicia Reyes le dictó “prisión preventiva”.