El Gobierno brasileño pide a los clubes que abaraten las entradas de fútbol

El Gobierno brasileño mantuvo hoy una reunión con los presidentes de los principales clubes del país para pedirles que abaraten las entradas del fútbol, después de la polémica subida del precio en algunos nuevos estadios del Mundial.
El Gobierno brasileño pide a los clubes que abaraten las entradas de fútbol
En la imagen, el ministro de Deportes de Brasil, Aldo Rebelo. EFE/Archivo

Brasilia, 26 sep (EFE).- El Gobierno brasileño mantuvo hoy una reunión con los presidentes de los principales clubes del país para pedirles que abaraten las entradas del fútbol, después de la polémica subida del precio en algunos nuevos estadios del Mundial.

El ministro del Deporte, Aldo Rebelo, encabezó la reunión, en la que solicitó que cada club idee una fórmula para que se reserve un cupo de entradas baratas para los pobres.

“Los nuevos estadios van a dar valor a nuestro fútbol, pero hay un riesgo de exclusión de una parcela de aficionados”, afirmó Rebelo en una rueda de prensa.

El ministro aseguró que el Gobierno “no quiere imponer ni ofrecer una solución definitiva”, sino colaborar con los equipos para trazar “un camino en conjunto”.

En la reunión algunos clubes dijeron que “sería legítimo” que el Gobierno contemple “a medio plazo” crear un instrumento para financiar a los aficionados la compra de entradas de fútbol, como ya se hace en el sector cultural a través de un vale que ofrece descuentos en el teatro o el cine, según dijo Rebelo.

No obstante, el ministro garantizó que el Gobierno “no pretende” poner dinero público para financiar la adquisición de entradas de fútbol, el deporte más popular del país.

En los últimos meses algunos equipos aprovecharon para aumentar el precio de las entradas con motivo de la remodelación o construcción de estadios nuevos para el Mundial.

El partido Flamengo-Santos de la primera jornada de liga, jugado el pasado mayo en Brasilia, la entrada más barata fue de 160 reales (unos 70 dólares), una cifra que Rebelo consideró que estaba “fuera” de la media.

Otros clubes en situación comprometida en la liga, como el Sao Paulo, han optado por la estrategia contraria y han bajado los precios hasta 10 reales (unos 4 dólares) para animar a sus aficionados a abarrotar el estadio.

Entre las propuestas presentadas hoy por los clubes, el Corinthians afirmó que pretende dedicar el 40 % del aforo de su futuro estadio, que se inaugurará a finales del año, a entradas que cuesten un máximo de 50 reales (unos 22 dólares).