Deteniendo el fraude en contra de envejecientes

Todos corremos el riesgo de ser víctimas de fraude de inversiones. Perder dinero en una inversión falsa le puede ocurrir a cualquiera, especialmente si bajas la guardia. Desafortunadamente, las personas mayores, que a menudo son blancos de los estafadores y defraudadores, están especialmente en riesgo.

De acuerdo a la Asociación Americana de Personas Jubiladas, la edad media de las víctimas de fraude de inversión es de 69 años. Aunque las personas mayores de 60 años de edad constituyen el 15% de la población de los Estados Unidos, representan el 30% de las víctimas de los estafadores de inversión. Un estudio reciente encontró que el 14% de las personas mayores en Nueva York han sido víctimas de algún tipo de maltrato – el fraude financiero es el tipo más común.

Los estafadores van tras las personas mayores debido a que han estado trabajando toda su vida y pueden tener dinero en el banco y poseer activos como una casa o un apartamento.

Las personas mayores además son vulnerables porque por desgracia, cuando las personas envejecen, tienen más probabilidades de sufrir deterioro cognitivo y pueden tener dificultades para manejar sus finanzas. Esto provoca que los adultos mayores sean particularmente presa fácil para los estafadores.

Los estafadores pueden comprarle el almuerzo o invitarle a un seminario gratuito y luego lanzar una oferta para una inversión inútil. Pueden pertenecer a su iglesia o su organización favorita, o al mismo grupo étnico que usted – o pueden pretenderlo – y usar esa asociación para que usted confíe en ellos.

Pueden prometerle ganancias de una inversión que son demasiado buenas para ser ciertas, pero suenan demasiado bien para dejarlas pasar. Ellos pueden presiona diciéndole que si no actuamos ahora, se pierde una oportunidad increíble. Nadie sabe con precisión cuántas personas mayores son víctimas de estafas de este tipo, porque el fraude de inversiones es un crimen que la gente tiende a no reportar.

Muchas de las víctimas no acuden a las autoridades porque se sienten avergonzados. Es vergonzoso admitir que fuiste engañado. Sin embargo, la policía puede detener a estos criminales sólo si las víctimas se presentan.

La Oficina de Protección al Inversionista en mi agencia cuenta con investigadores y fiscales especializados en casos de fraude de inversiones que afecta a personas mayores. Y para ayudar a los ancianos a evitar convertirse en víctimas, mi oficina patrocinará programas de educación financiera en todo el Estado en los próximos meses.

En primer lugar, la primera línea de defensa es evitar convertirse en una víctima. Y la mejor manera de hacerlo es seguir esta regla básica: Antes de invertir, investigue.

Eche un vistazo al agente de inversión y al producto en sí. Compruebe el registro del agente y si él o ella ha violado ninguna ley. Asegúrese de que la inversión en particular se ha registrado en la Comisión de Bolsa y Valores o cualquier otra autoridad competente.

Si usted cree que alguien puede estar tratando de robarte, o si alguien viene a usted con un plan que parece demasiado bueno para ser verdad, dígale que usted quiere pensar en ello. No haga un compromiso. Pídale a alguien de confianza una opinión – un abogado, un agente de bolsa, un contador, incluso un miembro de la familia o un amigo.

Los Fraudes financieros tienden a alcanzar su punto máximo durante la temporada festiva, por lo que ahora es el momento de aprender a defenderse. Ser mayores inteligentes e inversores preparados— no se deje engañar. Llame al (800)771-7755 para más información.