Con el cierre del gobierno perderán los republicanos

La desafortunada forma de manejar la política de los líderes republicanos en el congreso; solo con el fin de salirse con las suyas, refleja una actitud infantilmente inmadura y muy irresponsable.

No es justo que el pueblo norteamericano tenga que soportar estoicamente los abusos y desplantes de políticos irresponsables, que solo piensan en salvaguardar su agenda política. Siendo capaces de paralizar la nación perjudicándola sobremanera, con tal de no dar su brazo a torcer, en sus retorcidos propósitos de dañar la administración de Obama.

La parálisis parcial del gobierno que han logrado con su accionar equivocado, solo es una repetición de acciones anteriores con las que ocasionaron un efecto parecido a la administración de Bill Clinton, cuando en 1995 le paralizaron el gobierno. Pero deben saber que están jugando con la paciencia del pueblo estadounidense, que por supuesto, está observando con mucha atención su forma infame de hacer política.

Los republicanos no soportaron el superávit presupuestario como prestigioso legado dejado por el gobierno demócrata de Bill Clinton al pueblo estadounidense. Así como tampoco soportarán el histórico, así como también prestigioso, legado de Barack Obama: El seguro medico general obligatorio, el “Obama Care”, que los tiene vueltos locos y sin ideas, buscando la forma de bloquearlo a como dé lugar.

Sin embargo, los que si lo agradecerán por siempre serán esas masas carentes de seguro médico, de millones de ciudadanos, que se beneficiarán de esa reivindicación histórica.Conquista que resultó dura delograr, por los intereses de por medio, que son los mismos por los que los republicanos han armado esta última vendetta política, a modo de claro chantaje.

Lo logrado por la administración Clinton al parar lo que se había convertido, en las administraciones republicanas, en una rutina mensual de déficits presupuestarios continuos; puede considerarse algo sorprendente para un gobierno que los republicanos habían pronosticado sería un dilapidador del presupuesto, por su denunciada supuesta agenda liberal.

Lo que se suponía que hubieran hecho los conservadores republicanos, durante sus tres periodos consecutivos de estancia en la Casa Blanca, desde Ronald Reagan a George Busch, lo hicieron los liberales demócratas en menos de dos períodos, por medio de la implementación de sabias políticas económicas de parte del gobierno de Clinton.

Al parecer los republicanos no tienen la intensión de reconquistar el poder; de llegar a la Casa Blanca próximamente. Porque de la forma que están actuando es para que los votantes no los tomen en cuenta en futuras contiendas electorales.

Pues cada acción egocéntrica, solo tomando en cuenta el salvaguardar sus intereses políticos partidarios. Solo tomando acciones tendentes a sabotear los proyectos y leyes favorables a los más necesitados, será cuchillo para su propia garganta.

Sepan que en las próximas contiendas electorales, millones de votos se volcarán a favor de los demócratas; porque son ellos los que han demostrado estar más cerca de los intereses mayoritarios.