EEUU tiene sólo 3 días para evitar caos financiero

El jueves vence el plazo para aumentar el límite de la deuda y los expertos advierten de gran peligro económico si el país cae en mora de pagos
EEUU tiene sólo 3 días para evitar caos financiero
Este lunes inició sin solución la tercera semana del cierre de gobierno, mientras continúa el impasse entre el Congreso y la Casa Blanca para terminar la crisis presupuestaria.
Foto: Archivo

Washington — Estados Unidos se acerca peligrosamente a una mora del pago de la deuda soberana en momentos que el cierre parcial de las operaciones del gobierno entra en su tercera semana, mientras continua el impasse entre los líderes del Senado y la Cámara de Representantes que no lograron avanzar en las negociaciones de última hora del domingo para poner fin a la crisis que abruma al país.

La reacción de los mercados mundiales y del promedio industrial Dow Jones este lunes pudiera ser el acicate necesario para los líderes del Senado, que representan la última mejor oportunidad de una solución después que las conversaciones entre el presidente Barack Obama y los representantes republicanos colapsaron.

Los economistas observan un gran peligro financiero en una mora a los pagos de la deuda. Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, habló con fuerza sobre las afectaciones y la incertidumbre, advirtiendo el domingo de “el riesgo de volver a la recesión” después de una débil recuperación de la crisis de 2008.

El Congreso en aprietos ante la advertencia del secretario de Tesoro, Jack Lew, de que el país perderá rápidamente su capacidad de pago el jueves.

El líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, demócrata por Nevada, y el líder de la minoría, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, hablaron por teléfono el domingo pero no lograron ponerse de acuerdo para aumentar el techo de endeudamiento del país o reiniciar las labores del gobierno, cerrado desde hace 14 días.

Reid y McConnell —senadores con cinco períodos de experiencia y endurecidos por disputas de presupuesto y años de negociaciones— están en un impasse sobre las reducciones generales de gastos. Los republicanos quieren mantener el gasto al nivel ordenado por la ley de reducción del déficit de 2011, mientras que los demócratas presionan por una cifra mayor.

“Estoy optimista sobre las perspectivas de una solución positiva a los problemas que enfrenta hoy el país”, dijo Reid cuando el Senado concluyó una poco común sesión el domingo.

Por su parte, McConnell insistió en que había una solución a la vista al apoyar la propuesta de un grupo bipartidista de 12 senadores, liderados por Susan Collins, republicana por Maine, y Joe Manchin, demócrata por Virginia Occidental, que contempla reanudar las labores del gobierno y financiarla al nivel actual durante los próximos seis meses a la vez que aumenta el límite de la deuda hasta el 31 de enero de 2014.

También ofrece a las entidades de gobierno una mayor flexibilidad en hacer frente a las reducciones automáticas de presupuesto, demora dos años el impuesto a ciertos dispositivos médicos y establece la verificación de ingresos para los individuos que reciban subsidios para comprar seguro médico.

“Es hora de que los líderes demócratas acepten una solución”, dijo McConnell en un comunicado.

Pero seis demócratas del grupo y un portavoz de Collins dijeron el domingo por la noche que aunque hubo negociaciones aún no hay un acuerdo.